"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

El Big Bang no necesita de un Dios para ocurrir

Lee de Forest, el padre de la electrónica

Lee de Forest, el padre de la electrónica
El 26 de agosto de 1873, nacía el ingeniero estadounidense Lee de Forest (Iowa, 26 de agosto de 1873 – Hollywood, 30 de junio de 1961). En 1893 obtuvo una beca en la Escuela Científica Sheffield, de la Universidad de Yale, En 1899 consiguió continuar el doctorado en física, debido a su interés por la electricidad, específicamente el estudio de la propagación de las ondas electromagnéticas iniciado años antes por el físico alemán Heinrich Rudolf Hertz y continuado por el también físico italiano Guglielmo Marconi.

La tesis doctoral de Lee de Forest “Reflexión de las ondas hertzianas a partir de las puntas de dos alambres paralelos” es una de las primeras tesis doctorales sobre las ondas radioeléctricas. Entre sus muchos inventos, recibió las patentes de un bisturí, el circuito oscilador de alta frecuencia, el radioteléfono, los sistemas de trasmisión y recepción de radio, los sistemas de comunicación de los trenes, un altavoz, la celda fotoeléctrica, la cámara de cine a prueba de ruidos y un aparato de televisión y de televisión a colores. En 1923 demostró en el Teatro Rivoli, de Nueva York, su proceso Phonofilm para las películas sonoras.

Hacia 1905 De Forest comenzó sus primeras investigaciones sobre válvulas electrónicas con el objetivo de mejorar el sistema de detección en sus receptores de radiotelegrafía.

Sus primeros desarrollos fueron los de un simple diodo (2 electrodos) y después introdujo un tercer electrodo, solicitando en 1906 una patente sobre este dispositivo, que le fue concedida con el número US841387.

A este tubo le dio el nombre de “Audion” y al año siguiente introdujo una mejora, la rejilla (grid), convirtiendo al triodo en la base a partir de la cual se desarrollarían todos los tubos termoiónicos de más de dos electrodos. Este dispositivo iba descrito en una patente, sobre un circuito receptor de radiotelegrafía, que obtuvo en 1907 con el número US879532.

Se denomina triodo a la válvula termoiónica de tres electrodos, ánodo, cátodo y rejilla de control.

Consta de tres elementos. El primero es el cátodo, que al calentarse produce electrones. El segundo es el ánodo o placa, que está cargado positivamente y, por tanto, atrae a los electrones. El tercero es la rejilla que se sitúa entre el cátodo y el ánodo.

La tensión aplicada a la rejilla hace que el flujo de electrones desde el cátodo al ánodo sea mayor o menor. Esto es muy interesante pues aplicando una señal de muy débil intensidad entre cátodo y rejilla podemos conseguir que la variación del flujo de electrones entre éste y el ánodo sea muy grande. Es decir, con una pequeña tensión controlamos una gran corriente. A ese fenómeno se le llama amplificación. Por eso, el triodo es un amplificador.

También puede utilizarse para más funciones tales como rectificador o como puertas que dejan pasar la corriente o no (on-off) y que son la base de la electrónica digital, pero su función más importante es la de amplificar.

Al elemento que emite electrones se le llama cátodo, pero al hacerlo adquiere una polaridad positiva. En las válvulas más sencillas esta función la cumple el mismo filamento, que es el elemento calefactor.

El tercer elemento, la rejilla, fue introducido en 1906 por Lee de Forest.

El triodo permitió la construcción de amplificadores tanto de audiofrecuencia como de radiofrecuencia, a la vez que osciladores y complejos circuitos eléctricos utilizados en los receptores de radio hasta el descubrimiento de los transistores. Por todo ello se le suele llamar el padre de la radio. De Forest creó además la primera emisora: empleando sus recién descubiertos triodos, instaló una emisora de radio en la Torre Eiffel parisina que se inauguró en 1915.

Antes del Triodo, sólo se podía convertir la corriente alterna en corriente continua, o sea, solo se construían las fuentes de alimentación, pero con la creación del Triodo de Vacío, se consigiuió la amplificación de todo tipo de señales, sobre todo la de audio, la radio, la TV , etc. esto hizo que la industria de estos equipos tuvieran un repunte tan grande que ya para las décadas superiores al 1930 se acuñara la palabra por primera vez de “Electrónica” para referirse a la tecnología de estos equipos emergentes.

De Forest fue además uno de los pioneros en la investigación de las ondas radioeléctricas procedentes del espacio exterior y desarrolló un aparato de diatermia para uso clínico. Figura asimismo entre los primeros que exploraron el camino hacia la invención de la televisión.

Fuente(s): ahombrosdegigantescienciaytecnologia.wordpress.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba