"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

El Big Bang no necesita de un Dios para ocurrir

Japón entre los países con el índice más bajo de crimen

Los índices de crimen y victimización en Japón son los más bajos entre los países industrializados, esto se explica por tener instituciones fuertes, sin embargo el factor cultural y la idiosincrasia son clave para reducir los actos delictivos.

Comparado con otras naciones industrializadas, Japón es el país con menor tasa de crímenes y años tras año las cifras han ido disminuyendo. Según cifras del Ministerio de Justicia de Japón, para el año 1990 se produjeron 2,2 millones de violaciones al código penal, de las cuales un 65,15% fue hurto, y 26,2% fueron homicidios negligentes, es decir que se produjeron por hechos fortuitos o accidentes.

Desde 1998 que se producen 1,1 homicidios promedio por cada 100 mil habitantes, lo mismo sucede con los robos, donde solo figuran 1,3. Al momento de observar el comportamiento de estas cifras hasta 2013 se puede presenciar una disminución a solo 84 homicidios por año, esta tendencia puede explicarse en que las policías japonesas resuelven el 75,9% de los casos de robo y el 95,5% de los casos de homicidio.

En estos momentos el robo de bicicletas es el delito de mayor preocupación, en este ámbito figuran 6,6 robos por cada 100 mil, número que se ha duplicado desde el año 1989. Sin embargo, pese a ello en los últimos años, solo un 21% de los ciudadanos han sido víctima de algún delito, presentando las tasas más bajas de todos los países desarrollados.

Según Hugo Frühling, director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, “los niveles de crimen en Japón son bajos porque son también lo son los niveles de violencia, algo que lo distingue de los otros países desarrollados. Hay muchas hipótesis sobre los distintos factores que inciden en el crimen, hay que distinguir de qué tipo de crímenes estamos hablando. Los más numerosos son los que atentan contra la propiedad, luego vienen los homicidios, pero estos son solo una pequeña parte del total de los delitos que se realizan en los países”, señaló.Cuando un delito se ha cometido, por lo general la policía es quien toma parte en la investigación, sin embargo todos los casos son referidos a la Fiscalía Pública. En esta institución son los fiscales quienes emprenden las investigaciones necesarias, como interrogatorios a los sospechosos y testigos, además de la evaluación de las pruebas presentadas, con el fin de decidir si se procede a una investigación y posterior pesquisa.

Al momento de realizarse los juicios, es el fiscal quien examina los testigos, hace una declaración de clausura y recomienda las sentencias para garantizar los castigos apropiados. En este proceso, la cooperación de las víctimas por responder a la entrevista del fiscal es esencial, ya que es a través de este instrumento que se puede determinar de mejor manera el nivel adecuado de castigo, según la gravedad de la infracción cometida.

A este respecto, Hugo Frühling comentó que algo similar sucede en nuestro país, donde si bien la fiscalía resuelve los casos de asesinatos, no sucede así con los robos. “En el caso japonés este trabajo se simplifica porque el número de homicidios es muy bajo y se dan entre personas conocidas, no son tan difíciles de encontrar”, afirmó.

En relación a las causas que podrían causar la victimización, Frühling afirmó que “uno de los factores es la desigualdad social, luego los aspectos culturales, países como Japón tienen niveles bastantes más bajos de criminalidad que países como Estados Unidos que son de similar desarrollo económico, y eso se explica por factores religiosos y una cultura más comunitaria que individualista. El tercer factor es el nivel de integración y cohesión social, confianza, reconocimiento del otro y la capacidad para ejercer un control social informal respecto de las personas sin recurrir a aparatos represivos, por último está la capacidad del sistema de justicia penal, mientras más débil es este sistema, mayor es el nivel de delitos a investigar y dificulta que el sistema sea disuasivo”.

Por lo general las personas no esperan que ellos o sus familias sean víctimas de un delito, sin embargo un incidente repentino puede cambiar radicalmente esta sensación. Es en ese momento que la Fiscalía Pública ofrece el Servicio de Apoyo General a las Víctimas, donde no solo se entrega asesoría legal, sino también atención psicológica que ayuden a alivianar la carga legal a las víctimas.

De igual manera, el Ministerio Público puso en marcha el Sistema de Notificación a las Víctimas, que proporciona información actualizada sobre el estado de los casos, los resultados de los juicios, el tratamiento que van a tener los delincuentes en caso de ir a prisión y la fecha de salida. A su vez este sistema de notificación trabaja directamente con los testigos, informándoles sobre el resultado del juicio.

Debido a que el acto delictivo no se resuelve solo con el encarcelamiento, el Ministerio de Justicia japonés cuenta con la Oficina de Rehabilitación, que es la responsable de administrar todos los asuntos relativos a la reinserción de los delincuentes en la comunidad, incluyendo a quienes se encuentran con libertad condicional, o recluidos en instituciones correccionales, que son principalmente menores. Por tal motivo esta oficina cuenta con escuelas de formación técnica, tanto para personas que se encuentran en recintos penitenciarios como para quienes están bajo indulto o bajo comunidad de acuerdo, según la normativa japonesa de asistencia médica que protege a las personas con enfermedades graves.

En este sentido, para Frühling la rehabilitación es importante para reducir el crimen, pero forma parte de un ciclo más complejo. “Se pueden hacer muchas cosas para disminuir la victimización en el corto plazo, pero esos esfuerzos no necesariamente redundan en mayor eficacia, por ejemplo, concentrar a la policía en los lugares donde se realizan los delitos, aumentar los patrullajes, eso va a tener un efecto que va a tender a desplazar ciertas acciones a los lugares circundantes. Más en el mediano y corto plazo, es necesario robustecer el sistema de justicia penal, los programas de prevención y establecer criterios más rigurosos de implementación”, sentenció.

Fuente(s): bcn.cl

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba