"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

El Big Bang no necesita de un Dios para ocurrir

Cosas que debes saber sobre los huracanes

Cosas que debes saber sobre los huracanes
Un huracán es una fuerza temible e impresionante de la naturaleza, y una de las fuerzas más destructivas del planeta. Aunque pueda parecer hermoso, está claro que un huracán no es algo bueno para la humanidad.

Es un hecho natural que no se puede comprar, negociar o razonar con, y no le importa la situación de nadie. Los huracanes destruyen familias, destruyen casas y destruyen ciudades en un abrir y cerrar de ojos.

Dado que cada vez más huracanes tienen el potencial de causar estragos y destrucción, es más importante que nunca intentar comprender los huracanes y cómo funcionan. Esta es una lista de algunas de las cosas importantes que todos necesitamos saber sobre ellos para estar preparados durante la temporada de huracanes.

¿Qué es un huracán?

Un huracán se define como un tipo de ciclón tropical, generalmente acompañado de tormentas eléctricas y una circulación de vientos en sentido contrario a las agujas del reloj. Los huracanes a menudo pueden ser tan fuertes que crean lo que se conoce como tormentas, donde el mar sube. Esto puede ser increíblemente destructivo junto con los vientos del ciclón. Los huracanes comienzan en climas cálidos, a menudo tropicales, construyendo alrededor de un ojo en las cálidas aguas del océano. A medida que giran, obtienen más energía del mar y se vuelven mucho más grandes y más rápidos a medida que avanzan a través de la superficie del océano hacia el continente.

Entrada en tierra

Oficialmente, la “entrada en tierra” se produce cuando el centro de una tormenta (el centro del ojo, no su extremo), alcanza tierra. Naturalmente, las condiciones de tormenta pueden sentirse en la costa y en el interior mucho antes de la llegada. En realidad, para una tormenta moviéndose hacia el interior, las áreas de entrada en tierra experimentan la mitad de la misma antes de la llegada del centro del ojo. Para situaciones de emergencia, las acciones deberían programarse en relación a cuándo llegarán las rachas de viento más fuertes y no en relación a cuándo se produce la entrada.

Disipación artificial

En las décadas de 1960 y 1970, el gobierno de Estados Unidos intentó debilitar huracanes con su Proyecto Stormfury por medio del sembrado de tormentas seleccionadas con yoduro de plata. Se pensaba que el sembrado causaría que el agua superenfriada en las bandas de lluvia exteriores se congelasen, causando el colapso de la pared interior del ojo y, así, reducir los vientos. Los vientos del Huracán Debbie redujeron su fuerza un 30 por ciento, pero recuperaron su fuerza después de los dos intentos.

En un episodio anterior, el desastre golpeó cuando un huracán, al este de Jacksonville, Florida, fue sembrado, cambiando repentinamente su curso y golpeando en Savannah, Georgia. Dado que había mucha incertidumbre sobre el comportamiento de estas tormentas, el gobierno federal no aprobaría las operaciones de siembra a menos que los huracanes tuvieran menos del 10 por ciento de posibilidades de hacer entrada en tierra en 48 horas.

El proyecto fue cancelado después de que se descubriera que los ciclos de reemplazo del ojo ocurrían de forma natural en los huracanes fuertes, provocando dudas sobre los resultados de los experimentos anteriores. Hoy en día, se sabe que el yoduro de plata no tiene efecto porque la cantidad de agua fría en las bandas de lluvia de un ciclón tropical es demasiado baja.

A lo largo del tiempo se han sugerido otras aproximaciones, como enfriar el agua bajo un ciclón tropical remolcando icebergs a los océanos tropicales; tirando grandes cantidades de hielo en el ojo en las fases más tempranas, así el calor latente es absorbido por el hielo en la entrada (base del perímetro de la célula tormentosa) en vez de convertirse en energía cinética a grandes alturas; cubrir el océano con una sustancia que inhiba la evaporación; o golpeando el ciclón con armas nucleares (en esta última no se llevó a cabo porque la radiación sería esparcida rápidamente por el globo). Todas estas aproximaciones sufrieron el mismo problema: los ciclones tropicales son demasiado grandes para que cualquiera de ellas sea práctica.

Sin embargo, se ha sugerido que se puede cambiar el curso de una tormenta durante las primeras fases de su formación, tales como usando satélites para alterar las condiciones medioambientales, o, siendo más realistas, esparciendo una capa degradable de aceite sobre el océano que evitaría que el vapor de agua alimentase a la tormenta.

¿Cómo se llaman?

Todos los huracanes tienen nombres, y este ha sido el caso desde 1953. Hay varios centros de alerta de huracanes en todo el mundo, y seleccionan los nombres de los huracanes de una lista proporcionada por el Comité Meteorológico Mundial. Hasta 1979, como era tradicional, la lista incluía únicamente nombres de mujeres, pero, en los últimos años, ha habido el uso de nombres de hombres y de mujeres. Como solo hay un número limitado de nombres en la lista, estos a menudo se rotan y se usan nuevamente cada pocos años. Si un huracán causa muchas muertes y daños, como el huracán Katrina, el nombre se retira y no se volverá a usar.

¿Quién se ve afectado?

Los huracanes necesitan agua de mar cálida junto con una atmósfera tropical para prosperar. Esto se debe a que comienzan como grandes tormentas tropicales y luego pueden convertirse en huracanes. Pero esto no significa que solo porque no se encuentre en un lugar con un clima tropical sea completamente seguro. De hecho, el caos y las consecuencias de un huracán pueden tener un alcance increíble y, con frecuencia, afectarán a las personas que se encuentren muy lejos. Esto se debe a que un huracán puede viajar por la costa y afectar otras áreas. Entonces, solo porque estés en Columbia Británica, no significa que no sentirás el impacto de un huracán en, por ejemplo, el Caribe.

Consejos de seguridad

Si los huracanes golpean, es fácil entrar en modo de pánico y no estar seguro de lo que debe hacer. Es por eso que es importante entender algunos consejos de seguridad en caso de que sea directamente afectado por un huracán. Mantenga un kit de suministros de emergencia en el hogar y el automóvil, en caso de que ocurra un desastre. Además, trate de asegurarse de tener un plan de acción para la familia en caso de que llegue un huracán. Siga las instrucciones de las autoridades locales y asegúrese de no intentar volver a casa durante el evento, es mejor prevenir que lamentar.

Los huracanes no son motivo de risa, y la temporada de huracanes ocurre todos los años. Uno de ellos puede atacar en cualquier momento, y es importante asegurarse de que esté listo y preparado para cuando llegue el golpe. Esta guía debería ayudarlo a comprender mejor los huracanes y el daño que pueden causar.

Fuente(s): actualidades.org

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba