"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Un Irán nuclear cambiaría el mundo
Compartelo en
Pin It

Irán es uno de los mayores productores de petróleo y gas natural del mundo. Concretamente posee el 9% de las reservas de crudo y el 18% de las de gas, por lo que es un exportador nato de energía, y dispone de un superávit energético que puede usar de forma interna gracias a un acceso a la energía subvencionado, que hace que el precio de la gasolina haya estado entre los más bajos del mundo para su población civil.

A pesar de esto Irán pretende desde 1990 desarrollar un programa nuclear civil que según todos los organismos internacionales supervisores presenta grandes indicios de convertirse en un programa nuclear militar.

Esto ha llevado a Estados Unidos e Israel a amenazar con una intervención armada en el país de proseguir con su programa nuclear y a los EE.UU. junto con la Unión Europea a llevar a cabo medidas de bloqueo económico (cancelación de las importaciones de petróleo iraní y congelación de activos financieros de este país en occidente) que hasta día de hoy han generado una depreciación del rial iraní de un 40%, una reducción del PIB y un aumento de la inflación.

Entonces ¿cual es el motivo de que Irán tome este camino en contra de la comunidad internacional y que siendo, si se confirma su uso militar, una clara violación del tratado de no-proliferación puede acabar llevando al país a una guerra contra Israel y los Estados Unidos?

Desde el fin de la segunda guerra mundial los yacimientos de petróleo de oriente medio se convirtieron en asunto de seguridad nacional para los Estados Unidos y sus aliados en Europa.

Ello llevó a occidente a intervenir de manera directa en la región con apoyando y respaldando regímenes dictatoriales (El Irak de Saddam o el Irán del Sha) o autocracias como la de Arabia Saudí.

En 1953, el gobierno democrático de Irán fue expulsado del poder al intentar nacionalizar los recursos petrolíferos, en una operación orquestada por EEUU y Reino Unido que llevó al Sha al poder bajo la influencia occidental.

Este gobierno llevó a cabo innumerables abusos y violaciones de los derechos humanos en claro beneficio de los intereses norteamericanos, llegando a su fin mediante la revolución islamista de 1978 que puso en el poder al ayatolá Jomeini; dando inicio a una nueva era de gobierno en Irán bajo la forma de una teocracia islamista.

Desde la revolución islámica Irán controla sus propios recursos y no depende exteriormente de nadie, pero ha continuado ‘aislado’ siendo un régimen Chií en una región con mayoría de gobiernos Suní y siendo su único aliado la Siria de al-Assad.

Esta situación llevó a la Guerra Irán-Irak durante los años 1980-1988 y a un enfrentamiento claro entre Irán y el resto de países del oriente medio sobre como se debía gestionar el conflicto de Palestina (Egipto y Jordania habían firmado acuerdos de Paz y comerciales con Israel).

Con esta situación de aislamiento local (y mundial) Irán comienza a desarrollar su programa nuclear en 1990; supuestamente para uso civil pero cada vez con más sospechas de la comunidad internacional de un uso militar. Y todo ello con el objetivo de convertirse en la primera potencia regional y en una de las mayores potencias mundiales.

Los países que tienen armas nucleares no suelen tenerlas para usarlas sino para mejorar su situación geoestratégica en base a la fuerza y el aumento de la influencia que da tenerlas.

En ese sentido un Irán nuclear seria la potencia dominante en oriente medio y además tendría la capacidad de influir en todos los países productores de petróleo de su entorno y de controlar el estrecho de Ormuz, por el que pasa en 40% del petróleo que se transporta por medios marítimos en el mundo.

Esto es, Irán tendría una gran influencia sobre el 57% de las reservas mundiales de crudo y sobre el 51% de las reservas de gas natural.

A esta situación hay que sumarle el papel de Rusia, que es aliado histórico de Siria y socio comercial de Irán (ha sido el país que mas suministros tecnológicos nucleares ha suministrado a Irán).

En el caso de que Irán fuera una potencia nuclear y formara una alianza de defensa con Rusia la situación antes expuesta cambiaria exponencialmente:

Las dos potencias nucleares controlarían:
  • El 61% de las reservas probadas de petróleo en el mundo.
  • El 78% de las reservas probadas de gas natural.
  • El estrecho de Ormuz.
  • Los grandes gasoductos y viaductos que atraviesan Rusia, Afganistán y las antiguas repúblicas soviéticas y el Cáucaso.
Este es el principal motivo por el que Occidente no quiere ver un Irán nuclear y por el que Estados Unidos iría incluso a la guerra para evitarlo.

Fuente(s): politicainternacional.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba