"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

El 95% de los homicidas en todo el mundo son hombres
Compartelo en
Pin It

Cerca del 95% de los homicidas en el mundo son hombres, según el más reciente estudio sobre el homicidio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), publicado en 2014. Los porcentajes que señala el informe son más o menos constantes en todos los países y regiones, independientemente de la tipología del homicidio o del arma empleada.

Los homicidios cometidos en los espacios públicos son generalmente perpetrados por hombres contra hombres, mientras que, en la esfera doméstica, la mayoría de las víctimas son mujeres, asesinadas por sus parejas, exparejas o familiares. Mientras que los hombres son asesinados por alguien que ni siquiera conocen, casi la mitad de todas las mujeres víctimas son asesinadas por las personas más cercanas a ellas, señala la UNODC.

Los homicidios fuera del entorno familiar son principalmente un problema de hombres, desde la perspectiva no sólo de los perpetradores sino de las víctimas, y en su mayoría involucra a menores de 30 años. En un informe publicado en marzo por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas sobre las tendencias de la delincuencia a nivel mundial, se afirma que alrededor del 80% de las víctimas de homicidio intencional en todo el planeta son hombres.

Un estudio del Instituto de Criminología de la Universidad de Cambridge sobre las estadísticas de homicidios en algunas ciudades es revelador. En Londres, en 137 años, entre 1719 y 1856, el 85% de los asesinos detectados fueron hombres. En Nueva York, el 93% de los asesinos detectados entre 1797 y 1875 (78 años) fueron hombres. En dos siglos, entre 1800 y 1999, el 82% de las víctimas en Nueva York también fueron hombres.

Los criminólogos, los psicólogos y lo profesionales que se han acercado al fenómeno no han sido capaces de dar una respuesta satisfactoria. No parecen suficientes los motivos tópicos: los roles del hombre y la mujer en ciertas sociedades, el consumo de alcohol, el acceso a armas de fuego, la tendencia masculina a participar en pandillas o en actividades del crimen organizado.

Algunas investigaciones exploran una psicología biológica evolutiva del homicidio que tiene en cuenta las diferencias de género. Entre esas diferencias está la testosterona. Y es que la testosterona tiene una relación directa con la competitividad, y a veces la violencia es el último paso de la competitividad. Sin embargo, la mayoría considera que existen factores culturales, sociales y políticos que tienen mayor influencia.

El patriarcado lleva a que los niños y los hombres son socialmente recompensados por ser físicamente fuertes y dominantes, y socialmente ridiculizados si se muestran débiles o sumisos. Las mujeres, por contra, son premiadas socialmente por su comportamiento tranquilo, subordinado y pacífico, La socialización de género iniciada en la infancia juega un rol clave en nuestros comportamientos como adultos, señalan muchos estudios.

Fuente(s): elventano.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba