"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Bratislava, la joya escondida del Danubio
Compartelo en
Pin It

Bratislava, la joya escondida del Danubio
No hay mejor sensación para un viajero que esa de encontrarse, de repente, sin haberlo planeado en un lugar singular cuando esperaba que este solo fuera un destino de paso. Es el caso de Bratislava, una de las 28 capitales de los países de la Unión Europea que ha pasado desapercibida a la vista de viajeros y turistas eclipsada por las grandes ciudades del continente europeo.

Bratislava no tiene absolutamente nada que ver con lo que uno se puede encontrar en otros lugares como Viena o Budapest. Sería un error viajar a la capital eslovaca pensando que se puede parecer lo más mínimo a esas dos ciudades. Bratislava no es grandiosidad, no es riqueza, sin embargo, su encanto es indudable.

Desde la llegada, en este caso a la estación de autobuses, el ambiente cambia, y mucho, comparado con el aire moderno que ofrecen otras capitales cercanas como Praga. Bratislava parece anclada en el tiempo a pesar de los aires ‘modernizadores’ que parece traer el ayuntamiento con las nuevas construcciones de la ciudad. Quizá ese sea su encanto, la comunión perfecta entre lo ‘viejo’ y lo ‘nuevo’.

Los rascacielos con las iglesias picudas, los mercedes de última generación con vehículos que bien podían haber protagonizado un capítulo de Cuéntame, las fachadas de cristal con algunas destartaladas obras maestras anónimas plasmadas a base de golpes de martillo.

Visitar el castillo de Bratislava es una de las experiencias imperdibles de la ciudad. No por el castillo en sí, que a simple vista se puede apreciar que no tiene mucho en especial, no obstante, merece la pena la visita solo por el camino que hay que recorrer hasta llegar a él y las vistas de toda la ciudad que tenemos desde el emplazamiento del castillo. Un primer tramo empedrado rodeado de casitas singulares deja paso a un camino verde que asciende por la ladera de la colina.

La entrada al castillo bien merece una foto – con o sin palo selfie-, al igual que las vistas que vemos desde una de sus torres. No te preocupes, la entrada es gratuita. Dentro del castillo, una exposición sobre la historia del mismo, con especial énfasis en el incendio que lo destruyó casi por completo y por lo que ahora se está reconstruyendo esta fortaleza. Pero lo más interesante del castillo son las citadas torres (no recomendables si tienes algún problema para subir escaleras), porque te hartarás de ello.

Pero quizá lo más imperdible de Bratislava sea la iglesia azul. No encierra muchos secretos que su nombre no desvele antes de visitarla, pero es cierto que el encanto especial de este lugar lo han convertido en uno de los espacios con más visitas de la ciudad.

No es muy grande, y tampoco se encuentra en el centro, pero su decoración color azul, a juego con su fachada, recuerda más a una casa de muñecas que a una iglesia. Su mayor problema es que no abre a todas horas, y en ocasiones de no haber misa no se puede entrar. Justo enfrente de la iglesia, un edificio enorme abandonado, muestra, una vez más, de los enormes contrastes de esta ciudad.

La parte antigua de la ciudad puede ser un buen lugar para acabar con la visita, perdiéndonos entre pintorescos edificios y visitando lugares como la iglesia de San Martín, el teatro nacional eslovaco, la puerta de Miguel… todo ello sin olvidar las estatuas que acampan por la ciudad, desde un soldado francés hasta un hombre saliendo de las alcantarillas, uno de los iconos más reconocibles de la ciudad y seguro que también más fotografiados.

Mención especial también para las vistas del Danubio de noche, en el que las luces y los colores se mezclan para deleite de las personas que lo recorren a bordo de los numerosos barcos que van de un lado a otro. El puente de Nový Most y su ovni registran desde a altura todo lo que pasa a sus pies.

Fuentes(s): koboonga.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba