"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

La intuición o sexto sentido ¿una forma de conocimiento?
Compartelo en
Pin It

Muchas historias se cuentan sobre personas que, con el billete comprado, sienten un súbito y misterioso miedo de volar y cancelan su viaje para posteriormente conocer la noticia de que el avión que iban a tomar se ha estrellado.

De allí que surjan las siguientes interrogantes: ¿Existe, en verdad, la intuición? ¿Todas las personas tendrán esta facultad? ¿y si existe, se podrá desarrollar? La intuición (también llamada corazonada o sexto sentido) es como un delicado radar que nos permite anticiparnos a situaciones antes de que sucedan. Muchas personas la describen como una voz que resuena en el corazón más que en la mente. Otros dicen que es una idea o pensamiento que sobreviene de pronto y se afianza en la mente con mucha seguridad como una gran verdad. Inclusive, existen otros que señalan la intuición como dudas vagas pero persistentes que, aunque al principio parecen tontas, se justifican con el tiempo, pero, en realidad, ¿Qué es la intuición?

Su significado etimológico es mirar hacia dentro y la Real Academia de la Lengua la define como la facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento. De allí que intuir es percibir íntima e instantáneamente una idea o verdad, tal y como si se tuviera a la vista, es un presentimiento que indica sobre algún hecho positivo o negativo que próximamente ocurrirá.

El tema de la intuición no es nuevo, ya que, desde tiempos antiguos, se hablaba de ella. Platón decía que era una forma de conocimiento superior que producía ideas, mientras que Spinoza la definía como algo que aportaba paz y enriquecía el espíritu.

Intuición o Sexto sentido. Según estudios realizados en el Center for applied intuition de San Francisco, se pudo llegar a la conclusión de que la intuición si existe y que es una forma de conocimiento que tiene todo ser humano, pero en algunos en una manera más desarrollada que otros y que en ésta interviene no sólo el aspecto mental, también la memoria, la lógica y la capacidad auditiva.

En este sentido, se ha podido determinar que en el cerebro humano el hemisferio izquierdo es el encargado de las tareas verbales, sentido crítico y del proceso lógico, mientras que el derecho maneja los sentimientos no expresados en palabras, las emociones, la creatividad, la imaginación y la intuición. Los dos hemisferios están conectados por el corpus callosum, un conjunto de fibras nerviosas por los que los mensajes van y vienen. En algunas personas los pensamientos saltan de un hemisferio al otro con más facilidad pudiendo así captar más señales sobre el comportamiento y el lenguaje del cuerpo.

Inclusive se habla de que la población femenina tiene más corazonadas que la masculina. Según estudios realizados en 1978 por la Dra. Judith Hall, de la Universidad Johns Hopkins, y otros científicos, (quienes recopilaron los resultados de 75 estudios que se habían comenzado en 1923), se pudo observar, tomando en cuenta comparaciones entre ambos sexos para “leer” a las personas, que los resultados favorecieron a las mujeres en un 84%.

En la Universidad de Harvard, el Dr. Robert Rosenthal y sus colegas descubrieron que las niñas de tercer grado perciben rápidamente pistas intuitivas superando siempre a los hombres en capacidad para juzgar expresiones faciales y sensaciones.

Sin embargo, hay quienes no quieren escuchar esos “avisos previos” porque no lo ven nacidos de lo racional y hasta categorizan a las personas con intuición como “no inteligentes o demasiado emotivas” Luego, se lamentan, cuando ocurre una situación desagradable, y se preguntan la razón por la cual ignoraron esas “voces”.

Por ello, es importante valorar la intuición como valoramos cualquier otra habilidad y evitar darle un tratamiento completamente despectivo. En lo adelante, siempre que una duda o un presentimiento lo acose, préstele atención. Si se siente ansioso, enfadado o incómodo sin causa aparente, pregúntese porqué. Ejercítese prediciendo qué corbata escogerá hoy su compañero, por ejemplo, o cuál cola del supermercado se vaciará primero. Confíe en sus impresiones para los asuntos cotidianos lo cual le ayudará a fortalecer su confianza en la intuición.

Fuente(s): mtood.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba