"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Las palabras están perdiendo su significado
Compartelo en
Pin It

Las palabras están perdiendo su significado. Se evitan las incómodas, se esconden las peligrosas y se someten las rebeldes. La policía del pensamiento sigue acortando, disfrazando y convirtiendo el lenguaje. No importan los hechos, y por tanto tampoco las justificaciones; tan solo cobran sentido las apariencias. El lenguaje ha perdido su trascendencia para volverse inocuo y carente de sentido; ya no se usa para justificar, tan solo para aparentar.

Existen las palabras tabú: no hables de prostitución, represión policial, genocidio o enfermedades venéreas. Existen los tecnicismos: no hables de las hipotecas subprime, propiedad intelectual, liquidez o financierización. Existen los eufemismos: habla de daños colaterales, desaceleración económica, regulación de plantilla o liberación del pueblo árabe.

Todo ello pensado para maquillar la realidad, para construir un mundo virtual de bienestar en el que la única preocupación resida en saber qué ponerme para salir a la calle.

Estamos de reformas, las palabras sufren cambios y se remodelan para alinearse con la tercera y ahora única vía. Se destruye el lenguaje para destruir ideales. No existe la bravura, coraje, entrega o pasión si la representación más aceptada se encuentra en un campo de fútbol. No existe la justicia si su aproximación más fideligna se encuentra en un tribunal.

No existe la igualdad si discriminar se reduce a acabar la palabra con un arroba y se acepta sistemáticamente la inexistencia de una sola mujer en el gobierno sirio (por poner uno). No existe la fraternidad mientras miles de personas mueren de hambre cada día. No existe la libertad mientras miles de personas son asesinadas y torturadas por sus creencias.

No existe el respeto mientras esquilmemos la tierra que nos permite comer. No existe la inteligencia mientras miles de personas se afanan en encadenarse a un dispositivo tecnológico. No existe la cordura mientras nos dirigimos antes de tiempo al fin del mundo. No existe la educación mientras se valore más una cara bonita que una mente inquieta. No existe el éxito mientras lograrlo suponga ganar dinero. Nos han robado las palabras, las han sometido y convertido en algo que no son.

Bravura significa luchar hasta la última consecuencia. Justicia significa aceptar y defender lo correcto. Igualdad significa valorar a una persona por sus aptitudes sin mirar su condición. Fraternidad significa tender la mano a tu hermano porque hacerlo supone ayudarte a ti mismo. Libertad significa permitir que cada cual sea guionista de su propia vida.

Respeto significa mostrar agradecimiento por aquello que te enseña a vivir. Inteligencia significa no conformarse con las preguntas sino buscar las respuestas. Cordura significa permanecer humilde hasta que visites la otra orilla. Educación significa aprender a pensar en vez de memorizar. Éxito significa morir en vez de pudrirte. Rescata sus significados hallando tus propias respuestas.

Los símbolos tampoco han corrido mejor suerte; ya no sirven de consuelo y esperanza sino de advertencia. No calman los ateridos músculos e insuflan fuerzas para la conquista de un nuevo mundo. Son trofeos que muestra el vencedor al vencido. No importa que una vez hubo lucha, importa que una vez fue derrotado.

Tampoco importan los hechos ni lo prometido, tan solo la apariencia y la promesa. Poco importan las violaciones de los monaguillos, sino las muestras de arrepentimiento del avergonzado sacerdote. Poco importan los millares asesinados, sino las declaraciones internacionales. Poco importan las mociones aprobadas, sino las promesas electorales. Poco importa la experiencia labrada, sino las alabanzas compradas. En definitiva, poco importa vivir sino aparentar que vives.

Pero no todo es lo que parece. Debajo de cada pincelada se encuentra el blanco lienzo. Debajo de toda sociedad se encuentra el soporte: una esfera azulada orbitando en torno al sol. Tan sublime que nos permite preguntar, aventurar e imaginar el sentido de nuestra existencia.

Mira a tu alrededor sin prestar atención a lo establecido. No te contentes con tu barrio, ciudad, estado, país o continente. No te contentes con menos de lo que eres: un ser vivo. Actúa conforme lo que veas pero tomando decisiones que determinen tan solo lo que representas: un puntito en la inmensidad.

Foto: susivinh
Fuente(s): pillateunlinux.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba