"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Cabezas nucleares contra asteroides
Compartelo en
Pin It

Una explosión nuclear colocada de manera apropiada podría salvar a la humanidad del impacto de un gran asteroide que estuviera en rumbo a la Tierra, es lo que sugiere un nuevo estudio de los científicos de Los Alamos National Laboratory, una instalación perteneciente al Departamento de Energía de los Estados Unidos ubicado en Nuevo México. Fueron necesarias varias simulaciones con un superordenador para poder modelar un escenario en el que armas nucleares probarian su eficacia contra un asteroide. Atacaron virtualmente una roca de 500 metros de longitud, con un arma nuclear de un megatón; aproximadamente 50 veces más potente que la explosión sobre Nagasaki.

“En última instancia esta explosión de 1 megatón afectaría a todas las rocas de este asteroide, y si se tratara de un asteroide que cruzara la trayectoria de la Tierra, eliminaria totalmente el peligro representado por el asteroide“, dijo el científico de Los Alamos Bob Weaver en un video reciente publicado por el laboratorio.

Weaver hizo hincapié en que probablemente las bombas nucleares se utilicen tan sólo como último recurso, en el escenario de un impacto a tan sólo unos meses de distancia. Y otros investigadores advierten de que una explosión nuclear podría tener efectos secundarios negativos, como el envío de una lluvia de pequeñas rocas espaciales hacia la Tierra en lugar de una sola grande.

Si la humanidad pudiera estar avisada de un impacto inminente, existen otras estrategias de defensa contra asteroides que podrían ser capaces de desviarlos. Por ejemplo, podemos enviar una sonda robótica para que orbite el asteroide, la escasa gravedad de la nave espacial podría suponer un pequeño empuje en la roca espacial, si se detecta a tiempo, este “tractor gravitacional” podría desviar la órbita cualquier asteroide.

Sabemos cómo lograr esa misión. Varias sondas han sido enviadas al encuentro con diferentes asteroides, incluyendo la nave espacial Dawn de la NASA, que actualmente está en órbita alrededor del asteroide Vesta. Y en 2005, la sonda japonesa Hayabusa recogió muestras del asteroide Itokawa, enviándolas de vuelta a la Tierra para su análisis.

También podemos, simplemente, enviar una nave que impacte directamente con el asteroide, confiando en la fuerza bruta en lugar de un suave tirón gravitatorio para empujar al asteroide fuera de curso. Este enfoque no sería tan preciso como la técnica del tractor gravitacional, pero podría realizar el trabajo bajo ciertas circunstancias. Hemos demostrado la capacidad para llevar a cabo este tipo de misiones. En 2005, la NASA envió un impactador al cometa Tempel 1 para determinar su composición.

Las discusiones sobre la desviación de asteroides no son simplemente ejercicios académicos. Los enormes impactos son parte de la historia pasada de nuestro planeta, uno de ellos acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años, y es sólo cuestión de tiempo antes de que otro gran objeto espacial cruce su trayectoria con la de la Tierra.

Fuente(s): espacioprofundo.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba