"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Fiesta y orígenes de los Sanfermines
Compartelo en
Pin It

encierro pamplona sanfermin
A la hora de hablar de las fiestas y tradiciones de Pamplona, no cabe duda de que los Sanfermines ocupan el lugar de honor. Los San Fermines son las fiestas más internacionales de nuestro país, las más conocidas en el Mundo y las que más impresionan en el exterior. Sin embargo, las fiestas y tradiciones de Pamplona van más allá de los Sanfermines. Todos sabemos que fue de la mano de Ernest Hemingway de la que partió la difusión internacional de los San Fermines por el Mundo, facilitando su internacionalización el hecho de que el Nobel de Literatura diera a conocer la esencia de estas fiestas al Mundo a través de su obra “The Sun Also Rises” (“Fiesta”).

Fue en el año 1923 cuando el escritor visitó Pamplona por primera vez, quedando prendado del ambiente que se vivía en los San Fermines. Hemingway descubrió unas fiestas vivas, llenas de casta, de pasión, de noches sin dormir y de madrugadas infinitas, de fe y religiosidad junto al vicio y el exceso. Unas fiestas como nunca había conocido y en las que la gente se divertía de verdad.

Sin embargo, los San Fermines no eran algo nuevo en Pamplona, ni tan siquiera reciente. Efectivamente, al igual que casi todo en Pamplona, estas fiestas hundían sus raíces en la Edad Media, siendo en el año 1591 cuando las fiestas se trasladan de septiembre a julio, con el objeto de evitar el mal tiempo de principios del otoño y poder celebrar sin contratiempos las fiestas en honor de San Fermín (en realidad, San Fermín no es el patrón de Pamplona, sino que lo es San Saturnino, quien tiene su festividad el 29 de noviembre).

Obviamente, los San Fermines han evolucionado muchísimo desde la oscuridad de sus orígenes hasta llegar a nuestros días. Sin embargo, la esencia de las fiestas continúa conservándose en el mismo estado, precisamente en una ciudad que ha sabido conservar a la perfección sus más profundas tradiciones, tanto en sus costumbres como en sus edificios milenarios. Esa esencia radica en la participación del pueblo, en reunirse, en celebrar y disfrutar de la presencia de los demás y de los más queridos, en congratularse de vivir en una de las ciudades más agradables para vivir.

Las fiestas en honor de San Fermín arrancan el día 6 de julio, cuando desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona se dispara el famoso “chupinazo” y un miembro de la Corporación Municipal pronuncia la famosa fraes: “Pamplonesas, Pamploneses, ¡Viva San Fermín!. Iruindarrak, Gora San Fermín!”; lo que marca el inicio frenético de unas fiestas en las que el protagonista es el toro, encontrando su escenario en los encierros que se celebran desde el día 7 de julio hasta 14 del mismo día (inclusive).

Los encierros tienen lugar durante esos días todas las mañanas a partir de las 8.00 horas, dando el pistoletazo de salida a los mismos el lanzamiento de un cohete, desarrollándose el recorrido por las calles de la Parte Vieja de Pamplona, desde los corrales del Cuesta de Santo Domingo hasta la Plaza de Toros de Pamplona. Durante ese recorrido la emoción y el riesgo inunda las calles de Pamplona y los mozos corren ordenadamente, con sus ropas blancas y su pañuelo rojo, delante de los toros (seis toros y ocho cabestros) para llevarlos hasta los corrales de la plaza de toros (decimos ordenadamente por parte de los mozos, ya que el desorden en los encierros se debe a personas que desconocen la fiesta, que suelen ir bebidos y que suelen ser también ajenos a la fiesta). Obviamente no te vamos a contar lo que es un encierro, porque ya lo conocerás; pero, si no es así, al final de la página encontrarás un vídeo del encierro.

Finalizado el encierro, los toros que han participado en el mismo participan por la tarde en una corrida de toros en la Plaza de Pamplona.

Pero más allá de los encierros (que sin duda son el centro de la fiesta), los Sanfermines tienen otros actos importantísimos:

  • Las Vísperas Solemnes de San Fermín: Tienen lugar el día 6 de julio, tras el chupinazo en la Plaza del Ayuntamiento. Comienzan las fiestas y los pamploneses y pamplonesas salen a las calles de Pamplona para disfrutar del ambiente festivo.
  • Los Gigantes y Cabezudos y Kilikis: Estos grotescos muñecos los puedes ver durante todas las fiestas por las calles, acompañados de música y charangas.
  • La Procesión de San Fermín: Obviamente, las fiestas se celebran en honor de San Fermín, por lo que es obligada la procesión del Santo por las calles de Pamplona, destacando durante ella los llamados “momenticos” (son actos que tienen lugar durante la procesión especialmente destacados, como las flores que entregan los niños, el canto de una coral, …), destacando entre ellos el “Momentico”, que tiene lugar a las 14.00 horas, justo al finalizar la procesión, momento en el cual comienzan a danzar los gigantes y cabezudos y empieza a repicar la mítica Campana María, una de las más grandes y antiguas de España.
  • El Riau-Riau: Se trata de un acto que durante algunos años ha sido suspendido por cuestiones políticas y los altercados que se han producido. No hay garantías de que en años sucesivos se vuelva a desarrollar, pero te podemos decir que consiste en que los miembros del Ayuntamiento desfilan por las calles, lo cual conlleva, obviamente, el que sean increpados y aplaudidos al tiempo por los vecinos.
  • Las Mulillas: Tiene lugar por las tardes, del 7 al 14 de julio, antes de que comience la correspondiente corrida de toros, y consiste en un cortejo, formado por dos grupos de 3 mulillas, 14 mulilleros, dos caballeros y la banda de música (“La Pamplonesa”), que se dirije a pie desde el Ayuntamiento a la Plaza de Toros de Pamplona.
  • Las corridas de toros: Igualmente, tienen lugar todos los días (del 7 de julio al 14 de julio) en la Plaza de Toros de Pamplona, combinándose también con rejones, concursos taurinos, de recortadores y otros actos taurinos. 
Obviamente, hay muchísimos más actos en los Sanfermines, pero, desde luego, los más importantes son los anteriores. Conciertos de música, concursos, fiesta, mercados, pintxos, sidra, pacharán, charangas, gigantes y cabezudos, los kilikis y los zaldikos, el desfile de los Caballeros en Plaza, los txistularis, …., y, sobre todo, las calles de Pamplona inundadas de propios extraños en busca de fiesta y diversión en una de las fiestas más auténticas que todavía quedan en España.

Foto: kozumel
Fuente(s): viajeahorro.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba