"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

El consumo de cocaína aumenta el riesgo de suicidio
Compartelo en
Pin It

El consumo de cocaína deteriora la salud mental. Numerosos estudios lo han demostrado. Además, según el Observatorio Europeo de las Drogas, algunos Estados de la UE (Unión Europea) han experimentado en los últimos años un incremento sustancial de la demanda de tratamientos por consumo de cocaína. En efecto, la cocaína es la segunda droga ilegal más consumida en Europa.

En España, en concreto, según el OED (Observatorio Español sobre Drogas) la prevalencia del consumo de esta sustancia en la población de 15-64 años ha pasado de 1,8 en 1995 a 3,0 en 2008. Este porcentaje de consumo representa el consumo en los últimos doce meses, puesto que el esporádico –alguna vez en la vida- se eleva hasta el 8%. La edad media de inicio de consumo se sitúa en torno a los 21 años. Éste es tres veces mayor en hombres que en mujeres.

"El consumo de cocaína puede producir episodios agudos de euforia, seguidos por cuadros depresivos", señaló Ana González-Pinto, psiquiatra y presidenta de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría. "Especialmente", prosiguió la experta "las personas más vulnerables pueden tener depresiones tras el consumo de cocaína, lo que acaba incrementando el consumo y dificultando la abstinencia de la droga".

-Diferentes pautas de consumo
Por otra parte, según el OED, existe una gran diversidad de las características de los propios consumidores de cocaína, que refleja un amplio abanico social que cubre desde algunos de los miembros más privilegiados de la sociedad hasta los más marginados.

Por consiguiente, las pautas de consumo de cocaína pueden ser diversas, desde un consumo ocasional y recreativo hasta un consumo altamente compulsivo y dependiente. Ana González-Pinto aseguró que "se ha demostrado que el consumo de cocaína incrementa el riesgo de suicidio especialmente en jóvenes vulnerables a los trastornos mentales".

Además, según la psiquiatra vizcaína "los pacientes con enfermedades graves tales como psicosis, trastorno bipolar o depresiones, y que además consumen cocaína, son más difíciles de tratar que los que no consumen esta droga".

Los vínculos entre el deterioro de la salud mental y el consumo de cocaína están más que probados, lo cual no parece haber evitado que la tendencia de aumento en lo que respecta a la prevalencia de consumo en los últimos doce meses de esta sustancia se haya estabilizado en uno de los porcentajes más altos del mundo (3%). Y es que, desafortunadamente, "la cocaína tiene un alto poder adictivo, y desafortunadamente, se consume como droga de recreo", concluyó González-Pinto.

Foto: indiagarcia_photography
Fuente(s): noticiadesalud.blogspot.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba