"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Los guacamayos eligen pareja y no la cambian jamás
Compartelo en
Pin It

Los guacamayos o guacamayas son un género de aves de origen americano, pertenecientes a la familia de los loros. Se caracterizan por tener cola larga, un fuerte pico y un plumaje maravilloso de varios colores: desde el rojo hasta el azul, pasando por el verde y amarillo y sus combinaciones: Amarillo y azul, Escarlata y Rojo y verde, para citar algunos ejemplos. De las trece especies, seis ya han desparecido, principalmente las que poblaban las islas Antillas y Bahamas. Habitan desde las selvas de México hasta la Argentina. Se alimentan de insectos y bayas, viven en los árboles o en cuevas cavadas con sus propios picos en los “morros”, barrancas o cerros y anidan en parejas. Su tamaño difiere según la especie, por lo tanto es variado. En la naturaleza viven en bandadas y se trasladan de un lado a otro emitiendo chillidos.

Presentan la capacidad de imitar la voz humana y repiten palabras sueltas y hasta frases completas. Cuando crían a sus pichones permanecen en silencio. El ara jacinto de Brasil y Bolivia, que mide 1 m, es el loro más grande del mundo. Su longitud es más de tres veces superior a la del menor de los guacamayos, un ave de 30 cm., natural del noreste de Sudamérica. Estas simpáticas aves son muy demandadas por los humanos y se exportan en gran número, legal o ilegalmente. Las especies que habitualmente son más vendidas en las pajarerías son: el guacamayo azul y el guacamayo rojo.

Algunas especies se encuentran en peligro de extinción debido a la caza sostenida de esta belleza de la Naturaleza. Su captura sin control y la degradación del Medio Ambiente amenazan seriamente su existencia.

Los Guacamayos son fácilmente domesticables lo cual facilita su cautiverio aunque no estén en jaulas. Ellos son libres, son mimosos entre sí, pueden vivir hasta 70 años o más, a diferencia de los loros pequeños que viven de 10 a 20 años y los “amazonas” del Brasil que llegan a vivir de 40 a 60 años y los más importante, eligen su pareja y no la cambian jamás. Son un ejemplo de Vida.

Foto: ahvega
Fuente(s): misabiduriainterior.blogspot.com

1 comentario :

  1. Y no vuelven a engendrar hasta que su cria es independiente, ese es otro ejemplo de vida

    ResponderEliminar

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba