"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

Algunos casos de sueños premonitorios
Compartelo en
Pin It

Ya desde la antiguedad, diversas civilizaciones se interesaron por los sueños; egipcios, griegos, romanos, etc. Todas ellas desde sus diversas ópticas, culturas y épocas dieron una gran importancia a los sueños. A continuación algunos casos de sueños premonitorios:

EL SUEÑO DE LA CONDESA TOUTSHKOFF: La condesa Toutshkoff, esposa del general que acompañaba a Napoleón Bonaparte, una noche soñó con una batalla en las cercanías de Moscú llamado Borodino. En dicha batalla vió la figura de Napoleón y la de su marido, el general Toutshkoff, en ella vió como su esposo moría en la batalla. En su despertar algo confusa por el sueño tan real, decidió buscar en un mapa ruso el nombre de la población de Borodino, pero le fue imposible encontrarlo, esto la tranquilizó y atribuyó el sueño a la impresión que le provocó la invasión de Napoleón en Rusia ese mismo verano de 1812.

Ese mismo año, concretamente el 7 de septiembre, sólamente 3 meses después del sueño, el ejército ruso de Alejandro I de Rusia se enfrentaba a Napoleón en una pequeña localidad de Rusia llamada Borodino. En la cruenta batalla murió el general Toutshkoff, cumpliéndose así el sueño premonitorio de su esposa. El pueblo de Borodino por aquella época no constaba en los mapas por ser un pueblo pequeño y de poca importancia.

27 AÑOS SOÑANDO EL MISMO SUEÑO ANGUSTIOSO: Una joven madre alemana, dos semanas después de dar a luz a su hijo, tuvo un sueño en el que se veía a ella misma paseando por una playa que desconocía, estaba angustiada, triste, mal..., cuando de repente se encontraba arañando la arena y gritando el nombre de su hijo, ¡¡¡Hans!!!. Un tiempo más tarde volvió a tener el mismo sueño, pero esta vez la acompañaba su esposo, en el sueño le gritaba a su marido;

-¡Hay que encontar a nuestro hijo, está cerca del mar, debajo en la arena! ¡¡¡Ayúdame..., hay que encontarlo!!!. Los años pasaban y cada cierto tiempo el sueño volvía a repetirse, con algunas modificaciones pero siempre el argumento era el mismo, ella arañando la arena buscando a su hijo. Su marido la tranquilizaba diciéndole que eran simples pesadillas de madre primeriza preocupada por la responsabilidad de tener que criar a su primer hijo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, 27 años después de su primer sueño en 1919, la por entonces joven madre, vio con horror que el sueño que le perseguía durante tanto tiempo se hizo realidad. Su hijo Hans moría en un campo de concentarción francés en 1946.
Después de una larga búsqueda, la madre logró encontrar la tumba de su hijo en una playa arenosa de Fort Mahon, en la región de Picardía (Francia).

SALVADOS POR UN SUEÑO: Muchos días antes e incluso esa misma noche, la noche del 14 al 15 de abril de 1912, muchas personas soñaron con barcos hundiéndose. Esa noche fue el hundimiento del famoso Titanic. J. Oconor fue una de esas personas, pero el hizo caso a su sueño premonitorio. Oconor y su familia tenían previsto viajar en el Titanic, pero diez días antes del fatal acontecimiento escribió:

-"Soñé que veía al Titanic flotando en el Atlántico, con sus pasajeros y sus equipajes esparcidos por las frías aguas".

Oconor después de aquel sueño que le afecto tanto, se fue directo a la agencia marítima para anular los billetes que había reservado un mes antes, dando como excusa que algunos de sus negocios en América se habían postergado. Al llegar a casa le contó el sueño a su esposa y amigos, tomándoselo estos a una broma de Oconnor. Ante la insistencia de Oconnor, tres de sus amigos le acompañaron a firmar y dar testimonio ante un notario tres días antes de que zarpara el barco. Dando como prueba los comprobantes de la reserva, los de la cancelación y los pasaportes.

"La interpretación del sueño es la vía regia hacia el conocimiento de lo incosciente"
Sigmund Freud.

Fuente: curiosomundoazul.blogspot.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba