"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

La nueva guerra en el Congo. ¿Hasta cuándo?

El lenguaje de los sueños tiene su propia gramática
Compartelo en
Pin It

Los sueños siempre han intrigado a los seres humanos, que hemos intuido -con razón- que significan algo. Suponer lo contrario es vivir aún en la ingenuidad racionalista, y además Sigmund Freud (1) lo demostró para siempre. Ahora bien, ¿qué significan exactamente los sueños o cómo podemos descifrarlos?

Para la psicología psicodinámica, derivada de Freud, los sueños son un lenguaje. Una forma de pensamiento mediante el cual "reflexionamos", mientras dormimos, sobre nuestros deseos, temores, dudas, heridas, conflictos, etc., intentando hallar algún alivio o solución. Los sueños son, en otras palabras, un intento de "digerir" por la noche los problemas que sufrimos durante el día. Eso sí, esta forma de pensar no es mediante palabras, sino con imágenes, símbolos, jeroglíficos. ¿Por qué? Porque, a menudo, los temas sobre los que reflexionamos nos causan tanto dolor que, simplemente, preferimos disfrazarlos, maquillarlos en idioma criptográfico para que la "digestión onírica" prosiga... sin que logre perturbar nuestra vida cotidiana. Algunos sueños, desde luego, son extremadamente fáciles de interpretar. Pero, en general, cuanto más importante o doloroso sea el tema oculto del sueño, más misterioso será éste.

El lenguaje de los sueños, como el de las palabras, tiene su propia gramática, su vocabulario, sus "efectos" de estilo, motivo por el que resulta tan complejo y enigmático. Un sueño puede llegar a ser un endemoniado laberinto de máscaras y metáforas que, incluso siendo un experto, requiera un enorme esfuerzo para acceder a alguno de sus posibles significados (pues, en efecto, cualquier sueño puede tener varios sentidos). Por eso nunca debemos confiar ingenuamente en el significado aparente de un sueño, pues, p.ej., su significado real podría muy bien ser exactamente el contrario.

¿Cómo se descifra un sueño? ¿Cómo estar seguros de los que realmente significan? Mucha gente cree que el idioma de los sueños es "universal" y que, disponiendo de un buen diccionario de sueños, sería pan comido interpretarlos. Pero ¡ojalá fuera tan simple! Es cierto que, como descubriera Jung, algunos símbolos oníricos sí son universales, pero, en general, la mayoría de ellos son absolutamente personales y los construye el propio sujeto en función de su personalidad, sus circunstancias pasadas y actuales, la cultura a la que pertenece, etc. Cualquier sueño es una creación individual de la persona. Por eso, al menos para la psicología psicodinámica, los sueños no pueden interpretarse en abstracto y al margen del sujeto, sino precisamente en función del mejor conocimiento posible que tengamos de éste y de su vida íntima y social. En definitiva, quien mejor puede interpretar un sueño es su propio autor.

Pero desvelar un sueño misterioso no suele ser fácil ni rápido. La herramienta psicodinámica para intentarlo, con o sin ayuda profesional, es la misma que para explorar nuestros sentimientos más ocultos: la asociación libre. Es decir, el reflexionar desinhibidamente sobre nuestro sueño permitiendo que nos afloren sin autocontrol alguno todo tipo de ocurrencias, emociones e ideas adyacentes a ese sueño, y ocurrencias sobre esas ocurrencias, etc., notando, además, cuáles de ellas nos afectan, agradan, asustan, irritan, etc. en mayor o menor grado. A través de todo este material, y con el debido entrenamiento, comenzarán a transparentarse las verdades ocultas de nuestros sueños, es decir, su significado. A veces, desde luego, el sueño está tan encriptado o la resistencia del sujeto a descubrir o admitir su sentido es tan grande, que no será posible conseguirlo sin la ayuda de un terapeuta experto.

¿Cuáles son los sueños más importantes? En mi opinión, los sueños intensos (de angustia, pesadillas) y, sobre todo, los repetidos. Ambos revelan algún conflicto interior del sujeto; y, en este sentido, los sueños funcionan como signos de alarma, como avisos de nuestro propio inconsciente -cuya sabiduría es inapelable- respecto a problemas pendientes que deberíamos resolver para ser más felices.

Finalmente, ¿sirven los sueños para conocer el futuro? Tal vez sí en algunos casos, pero esto es algo que no concierne a la psicología psicodinámica, sino más bien a las teorías espiritualistas, esotéricas, etc. Lo fundamental de los sueños, desde Freud, es que nos muestran, de noche, todo aquello que no podemos resolver durante el día.

Autor: J. LUIS CANO GIL (Psicoterapeuta y Escritor)
Foto: Sam Hebert
Fuente(s): psicodinamicajlc.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba