"Una vez conocí a dos hombres que estaban tan completamente de acuerdo que, lógicamente, uno mató al otro"

Lectura destacada

El Big Bang no necesita de un Dios para ocurrir

Guerras, injerencias y conflictos bélicos de los EEUU
Compartelo en

Entre 1946 y 1975, Estados Unidos empleó 215 veces la fuerza militar contra otros países, interviniendo en sus asuntos internos para imponer sus criterios.
Existen 80 intervenciones militares más sin la información sobre el número de muertos

Filipinas- (1898-1910) EE.UU. incauta a España Filipinas y matan a 600.000 personas.

Primera Guerra Mundial- (1917-1918) Las tropas de EE.UU. hunden buques y luchan contra Alemania.

Segunda guerra Mundial (1939-1945) 55 millones de muertos y 3 millones de desaparecidos.

Hiroshima y Nagasaki - (1945) EE.UU. lanza bombas atómicas. Número total de muertos: 217.137. y 70.000 respectivamente.

Guerra de Corea (1950-1953): Entre Corea del Norte -apoyada por Unión Soviética- y Corea deel Sur, respaldada por EE.UU., país que intervino militarmente. Número de muertos: Tres millones.

Rebelión Mau-Mau en Kenya (1952) África, recrudece la insurrección armada tribal de los Mau-Mau contra los británicos. 200.000 muertos.

Guatemala: (1961) Guerra civil. 150.000 muertos.
República Dominicana (1965). Intervención militar de EE.UU. Murieron 90 hombres.

Indonesia: (l965) Operación de comandos de la CIA a favor de golpe militar ocasiona 1 millón de muertos.

Vietnam (1965-1975): Entre la guerrilla sudvietnamita del Vietcong (apoyada por Vietnam del Norte) y Vietnam del Sur, con el apoyo militar de Estados Unidos. Dos millones de muertos.

Irlanda del Norte:(1969) Conflicto con Gran Bretaña. 3.500 muertos.

Camboya- (l969-75) -Década de bombardeos, hambruna y caos. 2 millones de muertos.

Argentina- Islas Malvinas. (1982) Invasión Inglesa con ayuda estadounidense. 1703 argentinos y 255 británicos muertos.

Granada: (1983) Invasión de Estados Unidos. 75 muertos.
Panamá: (1989) Invasión estadounidense. 7.000 muertos y desaparecidos.

Irak (guerra del Golfo): (1991) Coalición para expulsar a Irak de Kuwait. 100.000 muertos.

Somalia: (1991) Guerra entre clanes (intervención de EE.UU. y de la ONU). 300.000 muertos.

La suma de los muertos en las conflagraciones bélicas señaladas es:
67.649.760


OTRAS INTERVENCIONES MILITARES
(Sin contabilizar los muertos por falta de información)

Colombia- (1901-1914) Tropas de EE.UU. le arrebatan Panamá a Colombia.

Corea- (1894-1896) Las tropas estadounidenses operan en Seúl.
(1904-1905) Los marines desembarcan en la guerra Ruso-Japonesa.
(1951) EE.UU y corea del sur luchan contra China y Corea del norte hasta el estancamiento. Amenaza de Bomba A en 1950, y contra China en 1953, todavía tienen bases.

Cuba- (1898-1902) Marina y ejército de EE.UU. incautan a España.
(1906-09) Tropas- Los marines desembarcan.
(1917-33) Ocupación militar, protectorado económico.
(l961) La CIA fracasa en un intento de invasión .
(l962) Bloqueo durante la crisis de los misiles.

Chile- (1891) Choque de los Marines con fuerzas nacionalistas.
(1973) Operación Comando de la CIA respalda a Pinochet.

China- (1894-1895) La marina y el ejército de EE.UU. intervienen en la guerra chino-japonesa.
(1898-1900) Tropas estadounidenses combaten a los Boxer.
(1922-27) Ocupación con marina ejército.
(1927-34) Marines estacionados en todo el país.
(1948-49) Evacuación de los Americanos antes de la victoria comunista.
(1911-41) Ocupación con marina y ejército
(l958) Amenaza Nuclear.

El Salvador- (1932) Barcos de guerra durante la revuelta de Martí.
(l981-92) Operación de comandos y Tropas.
(1932) Barcos de guerra durante la revuelta de Martí.
(l981-92) Operación comando y Tropas.

Guatemala-(1954)- La CIA dirige invasión desde el exterior después de que el nuevo gobierno nacionalizara tierras de una compañía americana.
(l966-67) Intervención de los Boinas Verdes

Haití- (1891) Las tropas de EE.UU. aplastaron una revuelta de trabajadores negros.
(1914-1934) Ocupación de EE.UU. con bombardeos.
(1994) Intervención de tropas de EE.UU.

Honduras-(1903) Los marines participan en la revolución.
(1907) Los marines participan de la guerra con Nicaragua.
(1911) EE.UU. toma parte en la guerra civil.
(1912) Invasión de los marines.
(1924-25) Despliegue militar.

Irán- (1953) La CIA derroca gobierno democrático e instala al Shaa de Persia.
(l984)- Dos jets iraníes derribados sobre el golfo pérsico.
(l987-88) EE.UU. apoya a Irak en la guerra.

Iraq- (1958) Amenaza Nuclear.
(1998) Cuatro días de ataques aéreos intensivos.

Libia- (l981) Jets de la Marina derriban a dos jets de Libia.
(l986) Bombardeos aéreos.
(1989) EE.UU. derriba dos jets libios.

Nicaragua- (1894) Las tropas de EE.UU. ocupan durante un mes Bluefields.
(1896) Los marines toman Puerto Corinto.
(1898) Los marines toman San Juan del Sur.
(1907) Las tropas de EE.UU. crean un protectorado de la "diplomacia del Dólar".
(1910) Los marines desembarcan en Bluefields y Corinto.
(1912-1933) Ocupación de EE.UU. con bombardeos.
(l981-90) La CIA dirige invasión y coloca minas en puertos.

Panamá-(1895) Los marines invaden la provincia colombiana de Panamá.
(1908) Tropas de EE.UU. intervienen en las elecciones.
(1912) Los marines desembarcan durante elecciones "calientes".
(1925) Los marines ocupan Panamá.
(1958) Enfrentamientos.
(l964) Tropas disparan a panameños por exigir la devolución del Canal.
(1989) Tropas estadounidenses derrocan gobierno democrático.

Puerto Rico- (1898) Marina y ejército de EE.UU. incautan a España Puerto Rico.
(1950) Aplasta una rebelión independentista.

Rca. Dominicana-(1903-04) Ocupación.
(1914) La marina toma Santo Domingo
(1916-1924) Los marines de EE.UU. ocupan Santo Domingo.
(1965-66) Los marines desembarcan durante campaña electoral.

Guam- (1898) EE.UU. incauta a España y la mantiene como base.

México-(1914-18) Marina y ejército realizan una serie de intervenciones.

Rusia- (1918-1922) Tropas de EE.UU. luchan contra los bolcheviques.

Yugoslavia- (1919) Intervención contra los Serbios en Dalmacia.

Hawaii- (1941-45) Bombardeo

Uruguay- (1947) Amenaza nuclear y despliegue de bombarderos.

Grecia- (1947-49) Operación de comandos.

Alemania- (1948) Amenaza nuclear a Berlín.

Filipinas- (1948-54) Operación comando dirigida por la CIA.

Egipto- (1956) Tropas por el canal de Suez.

Libano- (l958) Ocupación por los marines.
(l982-84) Marines expulsan a la OLP y hacen volver a los falangistas. La Marina lanza obuses y bombardea posiciones musulmanas.

Laos- (1962) Operación de comandos.
(l971-73) EE.UU dirige la invasión bombardeando todo Vietnam.

Arabia Saudita- (1990-91) EE.UU. envía tropas para atacar a Irak.

Sudan- (1998) Ataque con misiles a una planta farmacéutica.

Afganistán- (1998) Ataque con misiles sobre antiguos campos de entrenamiento de la CIA utilizados por grupos fundamentalistas islámicos.

IRAQ.Desde el inicio de la guerra en Irak, en marzo de 2003, un total de 979 soldados e infantes de marina han muerto, y alrededor de 7 mil heridos, según cifras del Pentágono. 15.000 Civiles muertos en la guerra de Iraq

Fuente(s): grupotortuga.com
Seguir Leyendo
widgets for blogger

Breve historia de la guerra de Corea
Compartelo en

La guerra de corea fue uconflicto bélico entre Corea del norte y Corea del sur que se desarrolló entre el 25 de junio de 1950 y el 17 de julio de 1953.La península de corea fue ocupada por la Unión Soviética y Estados Unidos.

El estallido de la guerra fría tuvo cono resultado la participaciçon de este país en dos estados: en el norte, se estableció en 1948,la "República popular de Corea", régimen comunista dirigido por Kim II Sung; en la mitad sur de Corea, se creó la "República de Corea", régimen autoritario dirigido por Syngman Rhee, fuertemente anticomunista.

Stalin no pudo resistir la tentación de recuperar terreno en Asia y dio su aprobación a un ataque norcoreano a Corea del Sur. El 25 de junio de 1950, las tropas de Kim Il Sung avanzaron hacia el sur, arrasando prácticamente a las fuerzas surcoreanas. La reacción norteamericana fue inmediata.

Tres días antes, tropas chinas con apoyo militar soviético penetraron en Corea haciendo retroceder al ejército norteamericano. El 4 de enero de 1951, las tropas comunistas retomaron Seúl.En ese momento, MacArthur propuso el bombardeo atómico del norte de China. Tanto el presidente estadounidense Harry S.Truman como la mayoría del Congreso reaccionaron alarmados ante una reacción que podía llevar al enfrentamiento nuclear con la URSS. Truman destituyó a MacArthur entre las protestas de la derecha republicana y lo sustituyó por el general Ridgway.

La URSS por su parte manifestó su intención de no intervenir en el conflicto. El "empate militar" llevó a la apertura de negociaciones que concluirían en julio de 1953, poco después de la muerte de Stalin, con la firma del Armisticio en Panmunjong. En él se acordó una nueva línea de demarcación.

En cuanto al costo de vidas, fue muy alto;se estima que Corea del Sur y sus aliados tuvieron unos 778.000 heridos y mutilados, mientras que el bando de Corea del Norte tuvo entre 1.545.000 ademas de 2,5 millones de civiles muertos y 5 millones quedaron sin hogar. Fue una de las guerras mas sangrientas. Unos 54.000 estadounidenses y 500.000 chinos murieron en la guerra.Las enseñanzas militares fueron importantes.

La aviacion norteamericana perdió solo 78 aviones frente a mucho millares del enemigo. Los chinos y norcoreanos aprendieron que no debían hacer la guerra combatiendo a un Ejército moderno.

Fuente(s): lapoliticadebloques.ws.com
Seguir Leyendo

1968 un año de la esperanza
Compartelo en

Hace cincuenta años las jornadas revolucionarias que se expandieron desde Checoeslovaquia a Italia, pasando por Francia, aunque su influencia traspaso las fronteras de esos estados, llegando un año después a nuestro país, resultó en un ciclo de alza de la lucha de clases (1968/1976) en todo el capitalismo occidental que constituyó el mayor desafío al sistema desde la Revolución Rusa de 1917.

El aire de aquellos tiempos. Aquel ciclo no inició de la nada ni espontáneamente. Fue el resultado de la acumulación de luchas nacionales y de clase, también de contradicciones que se fueron desenvolviendo en la onda larga del capitalismo nacida luego de la 2da. Guerra Mundial. Quienes protagonizaron aquel tiempo de luchas y esperanzas fueron los nacidos y crecidos en el período de la posguerra en el marco de la llamada “Guerra Fría”, que enfrentaba a dos bloques con formas de propiedad, relaciones de producción y organización social distintas. Esa relación de confrontación-colaboración estuvo en 1962 a punto de desembocar en una guerra nuclear. Fue la crisis de los cohetes en Cuba.

Fue el dirigente inglés Chris Hartman quien bautizó aquel tiempoo como “de la triple crisis”. Definía así el contexto en que se desarrollaron los acontecimientos hace 50 años: una clase obrera ampliada y un movimiento estudiantil que se levantaban contra el despotismo patronal y la opresión cultural en occidente y el autoritarismo en el este, contra la intervención norteamericana en Vietnam y contra el estalinismo en Checoeslovaquia. Pero antes habían ocurrido el fin del orden colonial, Argelia (1956) que inicia la descolonización del África; antes aún India (1946) y luego las Revoluciones China (1949) y Cubana (1959).

La emergencia de los nuevos movimientos sociales y de la nueva izquierda revolucionaria se afirmaba en un fuerte sentimiento antiimperialista –desde Praga a Berlín, desde Tokio a México y Argentina…- que cuestionaba la hegemonía económica y militar de EEUU, junto con una posición crítica frente al comunismo oficial de la URSS y su política de coexistencia pacífica. Estas dos tendencias a las que se sumó el movimiento contestatario al interior de los países centrales se expresó también en la aparición de una verdadera contracultura en las artes, en las letras y en la vida cotidiana -vestimenta, relaciones sexuales, familia- que cuestionaba la cultura dominante. Un emblema del internacionalismo de aquellos tiempos fue la figura del Che -que habiendo renunciado al poder en Cuba volvió al combate llano- ondeando en todas las manifestaciones y en todos los países. Ese fue el marco en que toda esa generación de jóvenes se incorporó masivamente a la militancia política en abierta ruptura con el reformismo de la socialdemocracia y de los partidos comunistas.

De la primavera a los otoños. Todo dio inicio en enero de 1968 con la Primavera de Praga. Cuando la sociedad accionó contra la censura y por libertad de expresión y en las empresas surgió, ya en 1969, un movimiento autogestionario que tomó la forma de “consejos obreros”, en lo que se conoció como el “otoño caliente checoeslovaco”. Finalmente los tanques soviéticos, como antes lo habían hecho en Hungría, invadieron Checoeslovaquia y pusieron fin a la rebelión política.

Quienes impulsaban y participaban de esas movilizaciones no renunciaban al socialismo pero sí querían formas democráticas de vida. Se emparentaban así con las luchas que los obreros y estudiantes polacos y húngaros desenvolvieron en 1956 contra la opresión estalinista en sus países.

Combativas y continuadas movilizaciones por reivindicaciones obreras y en solidaridad con la revolución argelina y, en el plano internacional, la ofensiva del Tet en Vietnam y la ocupación de la embajada de EEUU en Saigón fueron los antecedentes más recordados del Mayo Francés. Los famosos grafitis “Seamos realistas, pidamos lo imposible” o “Nosotros somos el poder” entre tantos otros expusieron la imaginación sin límites (querían llevarla al poder) del movimiento juvenil empoderado en las barricadas que se juntó a la ocupación de fábricas por millones de obreros bajo las banderas rojas, a pesar de la resistencia a sumarse del PCF, solo lo hizo tardíamente.

Los sucesos del mayo francés impactaron decididamente en Italia que también tuvo su Mayo Italiano, sustentado en la acumulación de conflictos fabriles anteriores y en el surgimiento de nuevas corrientes de izquierda que confluyeron en las movilizaciones estudiantiles y obreras, especialmente de las fábricas Fiat y Pirelli, hasta generalizarse y llegar a producir su propio “otoño caliente” en 1969. En él se cuestionó el control de las empresas y la organización capitalista del trabajo pasando por arriba de las estructuras sindicales, en ese entonces dominadas por el PCI.

Una visión descafeinada, muy común en estos días y propia del posmodernismo, centra toda la actividad de aquellas jornadas en el accionar de estudiantes e intelectuales que exigían mayores libertades cotidianas y de pensamiento, esta visión oculta la participación decidida de la clase obrera como tal. Tanto en el mayo francés como en los otoños calientes taliano y checoeslovaco las huelgas con ocupaciones de fábricas y los comités obreros fueron decisivos. La huelga general en Francia de la que participaron más de diez millones de trabajadores es aún hoy recordada como una de las mayores en la historia europea.

Nosotros tuvimos también nuestro propio mayo, la protesta obrero-estudiantil que fue un eslabón más de aquella cadena de acontecimientos que para quienes aún a la distancia, la seguían, seguíamos, con pasión, era parte indisoluble de un continuum que culminaría en la revolución mundial. El Cordobazo fue expresión de ese proceso y también parte constitutiva del mismo, resultó catalizador de grandes luchas del momento bajo la forma de puebladas (Casilda y Gral. Roca), manifestaciones estudiantiles (Resistencia, Corrientes y Rosario) y procesos insurreccionales (Córdoba y nuevamente Rosario) que hicieron de aquel 1969 nuestro 68.

La ruptura en los bordes. A ese proceso histórico, cuya influencia mundial fue mucho más amplia de lo que aquí es sintetizado, es lo que el historiador argentino-mexicano Adolfo Gilly llamó “La ruptura en los bordes”. Se preguntaba “¿Hubo en 1968 y en sus prolegómenos un peligro o una amenaza de ruptura del orden global existente?” Concluía que no pero que sí hubo “…un desafío generalizado al orden mundial existente, el establecido en los acuerdos de Yalta, un desafío no deseado por ninguno de los firmantes de ese acuerdo”. Como se sabe, los firmantes fueron los jefes de gobierno de la URSS, EEUU y Gran Bretaña.

Aquel proceso concluyó sin triunfos y el reflujo ha sido muy profundo. El sistema resultó tener más reservas que las pensadas, aunque también fue decisivo el colaboracionismo de luchar por pequeñas reformas sin impugnar el todo de comunistas y socialistas así como la política de coexistencia pacífica de la URSS.

Sin embargo aquellos jóvenes estudiantes y obreros abrieron puertas y nuevos senderos a explorar. Demostraron, aunque se quedaran en los bordes, que era posible desafiar el orden existente y amenazar con su ruptura, que había otra forma de organizar el trabajo y las relaciones sociales, que se podía conciliar socialismo y democracia. Aquellos sueños y esperanzas no cumplidas siguen vigentes en otro contexto, con nuevas dificultades y muchas incertezas, pero hoy como hace medio siglo alimentan nuestras esperanzas.

Fuente(s): anred.org
Seguir Leyendo

Muros que divideron a la humandiad
Compartelo en

La imagen del muro de Berlín ha sido uno de los símbolos más famosos de la historia más reciente. La separación tangible de dos polos opuestos y enemistados que apuestan también por un carácter defensivo, y que se ha dado en otros ejemplos en la historia de la humanidad. ¿Qué otros muros famosos han existido?, ¿Qué función llegaron a tener?

Si observamos la definición de la RAE de muro, tenemos una acepción que habla de “pared o tapia”, y luego se nos habla de muralla como muro u obra defensiva que rodea una plaza fuerte o un territorio.

Ya en época antigua estos muros recibieron esta función, y está lleno de ejemplos:

El muro de Adriano fue una construcción de carácter defensivo en la isla de Britania. Fue mandada construir entre el 122 y el 132 por orden del emperador romano, para defender todo aquel territorio insular que estaba ya bajo su dominio, frente a las tribus belicosas de los pictos, que fueron contenidos en la zona norte del muro. Hoy en día aún se conservan algunos de los tramos de lo que fue esta magna construcción, que respondió a una política de reforzamiento de los limes del imperio.

Otro ejemplo que merece ser mencionado en el mundo romano, lo encontramos en la misma capital, y la constitución del pomerium (del latín postmoerium, que se traduce por “pasado el muro”), y que delimitaba el espacio sagrado de la ciudad desde tiempos del monarca Servio Tulio (incluso puede ser anterior), y que fue ampliando su espacio con el paso del tiempo. Según las investigaciones, se trataba de una línea imaginaria que estaba marcada por cippi (mojones), no llegaba a ser un muro, pero nos interesa esta diferenciación simbólica de los espacios, ya que dentro del se construían los edificios más importantes de la ciudad, como los templos principales, y que también estaba presente en otras ciudades romanas.

¿Quién no ha oído hablar del muro de las lamentaciones? Se trata de uno de los espacios sagrados del judaísmo, y se trata del muro occidental del Segundo Templo de Jerusalén. Su construcción data aproximadamente del 19 aC, durante el reinado de Herodes el Grande. Actualmente se conservan más de 488 metros entre el barrio musulmán y el judío (donde se encuentra el tramo más concurrido.

En el año 70, con motivo de la Gran Revuelta Judía, el templo fue destruido por las legiones que dirigía Tito (hijo del emperador Vespasiano), quien decidió conservar esta parte del muro para dejar a los habitantes de la ciudad el amargo recuerdo de la victoria de Roma sobre Judea. Hoy en día es un lugar tradicional de oración, ya que es uno de los pocos vestigios que se conservan de ese templo.

No podemos dejar estos tiempos remotos sin mencionar la imponente Gran Muralla China, que se empezó a construir en el siglo V a.C hasta el siglo XVI, y que trataba de defenderse de las incursiones de los pueblos del norte, como por ejemplo los mongoles. Se calcula unos 21196 kilómetros de largo contando sus diversas ramificaciones y construcciones secundarias. Su marca en el territorio es visible desde el espacio.

Muchos de estos muros han pasado a ser patrimonio de la Humanidad. No obstante, existen en el mundo innumerables muros que no solo dividen el territorio, sino que también a los seres humanos que viven en ambos lados, con la intención de evitar cualquier intrusión en el territorio. El muro de Berlín fue desmantelado, pero otros siguen en pie:

El primero que debemos mencionar es el muro fronterizo entre EEUU y México, que ocupa aproximadamente un tercio de la frontera natural de ambos países.

Los norteamericanos empezaron a levantar el muro en 1994 con la intención de evitar el flujo de inmigrantes ilegales en su territorio. Consta de varias barreras de contención, detector de movimientos, gran iluminación y otros añadidos que lo hacen un lugar infranqueable.

En el 2002 el gobierno Israelí aprobó la construcción de lo que conocemos como franja de Cisjordania, una barrera defensiva que además una forma imponente de marcar el territorio. Se trata de un sistema de vallas y alambradas (en algunos tramos un muro de hormigón), que no deja de tener un áurea de protesta, por la vulneración de derechos fundamentales de la población palestina.

Por último, mencionaremos el muro que delimita el territorio de la India con el país vecino, Pakistan. Se empezó a construir en los años 80 en regiones como Punjab y Rajastán, con la intención de contener el terrorismo. Actualmente alcanza más de 2.000 kilomentros, cubriendo solo la mitad de la frontera, a pesar de ello, hay intención de cubrir la totalidad del territorio. Debemos de mencionar la división entre dos ciudades fronterizas de Amritsar (India) y Lahore (Pakistan), lugares no exentos de disturbios, y atraviesa el pequeño pueblo de Wagah (también en la zona de Punjab. Estos casos, la separación de territorio, y también de familias que han quedado separadas, este ejemplo ha sido considerado como el Muro de Berlín de Asia.

Estos son algunos caso de muros famosos del mundo, una pequeña selección de algo más extenso, pero que en muchos casos nos pueden facilitar ciertas comparaciones con el Muro de Berlín. La generación de una polémica, la supremacía de los intereses políticos y militares frente a otros de un componente sociocultural. Unos justifican la construcción de estas barreras con la necesidad de defensa, pero en realidad solo benefician a unos. Lo que nos lleva a pensar a que no son unas simples barrera, ya que además de seres humanos, dividen ideas, formas de vida y son fruto de una mala convivencia.

Os invito a todos a dar vuestra opinión, y a mencionar otros ejemplos que creáis que deben ser mencionados.

Fuente(s): paullushistoricus.wordpress.com
Seguir Leyendo

¿Qué paises conforman la Commonwealth?
Compartelo en

¿Qué paises conforman la Commonwealth?El vocablo inglés Commonwealth (de common, común, y el antiguo weal, que derivó en wealth, fortuna) significa literalmente riqueza común o en una sola palabra: Mancomunidad. El significado deriva del término latín Res publica (cosa pública) y actualmente se usa en relación con una comunidad política. La más conocida con esta denominación en el mundo actual es la Commonwealth of Nations, una comunidad de naciones vinculada al Reino Unido.

En inglés, el término se usaba originalmente para referirse a un sistema de gobierno dedicado a aumentar el bienestar social o la riqueza común, a diferencia de todo aquel gobierno cuyo fin era el beneficio de un individuo o una clase.​ Es decir, es un sistema de gobierno dedicado al beneficio general, con un sentido similar al de la frase latina res publica ("la cosa pública"), para significar el aspecto de beneficio común implícito en un Estado.

Posteriormente el término llegó a entenderse con el significado de una República,3​ especialmente bajo el sistema impuesto por Oliver Cromwell. Ese sistema es conocido como la Mancomunidad de Inglaterra en castellano o “the old commonwealth” (antigua comunidad) en Inglaterra. (ver Niveladores)

En la actualidad la palabra generalmente designa, en el mundo de habla inglesa, un sistema político basado en la asociación voluntaria a fin de perseguir el beneficio económico común.4​ (Ver también Estado libre asociado.)

En la ciencia política, el término se usa para designar el aspecto o propósito económico de ciertas asociaciones políticas. Es decir, un sistema que busca incrementar riqueza material de una comunidad o sociedad, dejando el aspecto ideológico, etc., a consideraciones individuales.

Esta acepción se puede rastrear hasta la percepción de Adam Smith,5​ y personajes tales como John Stuart Mill, para quien los hombres tienen derecho a actuar en libertad -mientras esos actos no perjudiquen a otros- porque sólo a través de esa libertad pueden escoger libremente lo que ellos consideren su bien o su conveniencia. Y

 Thomas Hill Green, para quien el bien común se encuentra en «la realización del carácter personal», deduce «el bien final, como un todo, sólo puede lograrse en una sociedad de individuos que, siendo siempre un fin para sí mismos —en el sentido de que su individualidad no desaparece— logran aumentar su perfección, encontrando esa perfección obtenible sólo cuando esos individuos separados son integrados como parte de un todo social». Lo anterior se puede resumir diciendo que la Commonwealth busca aumentar la libertad de los individuos en su sentido negativo. (ver Libertad negativa y Economía del bienestar).



Fuente(s):  Commonwealth
Seguir Leyendo

Kuna Yala, la comarca indígena en Panamá
Compartelo en

Kuna Yala es una comarca indígena en Panamá, habitada por la etnia kuna. Antiguamente la comarca se llamaba San Blas. Su capital es El Porvenir. Limita al norte con el Mar Caribe, al sur con la provincia de Panamá, al este con Colombia y al oeste con la provincia de Colón.

Mediante Ley del 4 de junio de 1870, de Colombia, fue creada la Comarca Tulenega, que incluía además del actual territorio de la Comarca Kuna Yala, el de varias de las comunidades de la Comarca de Wargandí, como Mordi, Asnadi y Sogubdi, así como también el de comunidades de la Comarca de Madungandi, como Tiuarsicuá, y las comunidades Kuna de Colombia, como Tanela y Arquía. La extensión territorial de la Comarca Tulenega abarcaba desde la provincia de Colón llegando hasta el golfo de Urabá, Colombia. La jefatura de gobierno de la comarca era ejercida por un comisario general, nombrado por el gobierno central. La ley reconocía además a los Kuna, la propiedad de la tierra en la Comarca.

Tras independencia de Panamá en 1903, fue completamente desconocida la Ley de 1870, y además, el territorio de la anterior comarca, quedó dividido de hecho, en dos partes: la parte mayoritaria quedó en la nueva nación panameña, mientras que una pequeña porción quedó en Colombia.

La suspensión de la comarca, las concesiones bananeras, la incursiones de personas ajenas al pueblo Kuna en busca de oro, caucho, tortugas marinas y los abusos de la policía colonial causaron gran descontento entre los nativos y provocaron, el 25 de febrero de 1925, la Revolución Kuna, dirigida por Nele Kantule de la localidad de Ustupu y Olokintipipilele (Simral Colman) de Ailigandí. Los Kuna armados, atacaron a los policías en las islas de Tupile y Ukupseni, ya que éstos eran acusados de suprimir las costumbres kunas y realizar abusos en varias comunidades. En esta revolución Kuna se proclamó la efímera República de Tule, separándose del gobierno central panameño por algunos días.

El Tratado de Paz posterior, estableció el compromiso del Gobierno de Panamá de proteger los usos y costumbres kunas. Los Kunas a su vez, aceptaban el desarrollo del sistema escolar oficial en las islas. La brigada policial sería expulsada del territorio indígena y todos los prisioneros liberados. Las negociaciones que pusieron fin al conflicto armado, constituyeron un primer paso para establecer el estatus de autonomía de los Kuna y recuperar la cultura que se estaba perdiendo.

Con base en el artículo 5° de la Constitución de 1904, que dice que permite que la ley cree divisiones políticas con regímenes especiales o por razones de conveniencia administrativa o de servicio público, la legislación sobre territorios indígenas en Panamá comenzó a ser definida con el establecimiento de la Comarca Kuna de San Blas, en 1938, incluyendo áreas de las provincias de Panamá y Colón, y luego, con la definición de sus límites y administración mediante la Ley Nº 16 de 1953.

Fuente(s): panamaspectoshistoricos.ws.com
Seguir Leyendo

Los Wayu y la cultura de la Guajira
Compartelo en

Los Wayu y la cultura de la Guajira
Los wayúu o guajiros (del arahuaco guajiro, señor, hombre poderoso) son aborígenes de la península de la Guajira, sobre el mar Caribe, que habita territorios de Colombia y Venezuela, sin tener en cuenta las fronteras entre estos dos países sudamericanos.

Ocupan un territorio 15.300 km2 dentro del departamento colombiano de la Guajira, Colombia, y 12.000 km2 dentro del estado de Zulia, Venezuela. El clima de sabana xerófila al sur y occidente (Baja Guajira) y de estepa árida o semiárida al norte y oriente (Alta Guajira), es cálido y seco, la lluviosidad de esta región es muy reducida y sólo hay lluvias en el juyapu, entre septiembre y diciembre. En la Alta Guajira está el denominado Macizo Guajiro3 conformado por las serranías Macuira, Jala'la, Chiare, Cojoro y Cocinas y el cerro Epitsú, que alcanzan hasta 900 m.s.n.m. Al sur de la baja Guajira corren, hacia el occidente el río Ranchería y el río Limón hacia el oriente.

El pueblo wayúu habita la árida península de la Guajira al norte de Colombia y noroeste de Venezuela, sobre el mar Caribe. Es una región con un clima cálido, seco e inhóspito, bañada por los ríos Ranchería (Colombia) y El Limón (Venezuela). Presenta unas estaciones climáticas marcadas por una primera temporada de lluvias, denominada Juyapu, que se desarrolla durante los meses de septiembre a diciembre, seguida de una época de sequía, conocida como Jemial, que va desde diciembre hasta abril. Posteriormente, viene la segunda temporada de lluvias, llamada Iwa, para terminar con una larga temporada de sequía que va desde mayo a septiembre.

Los wayúu son el pueblo indígena más numeroso de Venezuela y de Colombia; representan cerca del 8% de la población del estado Zulia y cerca del 45% de la del departamento de La Guajira4 y sobrepasan las 118.854 personas.

El pueblo wayúu es uno de los pueblos arawak que, como una gran corriente migratoria, se desplazaron tanto por la Amazonía, como hacia las Antillas, a donde llegaron hacia el 150 a. C.

Hacían parte de sus costumbres ancestrales, la caza, pesca y recolección, así como la horticultura, donde ella era posible, al sur de la península o en otros lugares con un ambiente menos desértico que el actual. La vivienda era comunal, en forma de maloca.

Aunque el contacto con los conquistadores europeos data del siglo XVI, los wayúu no fueron conquistados sino hasta muy tardíamente, después de la independencia de Colombia y Venezuela. En esto influyó tanto la resistencia indígena, como las duras condiciones ambientales del desierto, que sirvió como refugio a los wayúu.

La intervención europea supuso sin embargo la pérdida de tierras agrícolas y áreas de caza, que los wayúu compensaron con el pastoreo de especies introducidas, especialmente las cabras y, en menor medida, bovinos. Conflictos frecuentes ocurrieron por la política de los europeos de controlar la pesca de perlas. Luego, aprovechando los enfrentamientos entre españoles, holandeses e ingleses, fueron capaces de desarrollar una actividad comercial intensa, que ampliaron durante el período republicano.

A pesar de la expansión de las dos Repúblicas sobre su territorio, los wayúu mantuvieron una amplia autonomía extralegal que sólo recientemente han reconocido consitucionalemente ambos estados y que se caracteriza por la aplicación del derecho propio en todo el territorio propio.

Sociedad organizada en clanes eiruku. Entre el pueblo wayúu existe todavía la autoridad tradicional y un sistema autóctono de la administración de la justicia en la cual se destaca el pütchipü o pütche'ejachi, es decir, el portador de la palabra o "palabrero", quien resuelve los conflictos entre los diferentes clanes. En lo que se refiere a la familia extensa matrilineal "según la sangre" o apüshi, el alaula tío materno mayor es quien ejerce la autoridad. Los parientes por línea paterna, "según la sangre", se reconocen como oupayu,9 aliados con quienes se espera solidaridad yana'ma' o trabajo conjunto.

El hombre puede tener varias mujeres. Antes del matrimonio el novio debe llegar a un acuerdo con los padres de la novia en una reunión denominada ápajá y entregar a ellos la cantidad de ganado y joyas que acuerden. La mujer permanece en el hogar y es símbolo de respeto y unidad. Habitan en rancherías (piichipala o miichipala), pequeñas comunidades distantes unas de otras, conformadas por agrupaciones de parientes cercanas al clan. El pastoreo es la actividad más importante. El número de cabras, reses, caballos y mulas son el símbolo de riqueza y poderío. El tejido es una labor que combinan con las demás actividades cotidianas, en los ratos libres, en las visitas y cuando van de viaje.

Un personaje de gran importancia en cada comunidad es el piachi', quien ha adquirido poder espiritual mediante su experiencia visionaria y las virtudes otorgadas durante sueños o trances que se interpretan como la incorporación de un espíritu protector Seyuu, por lo que es llamado para curar.

Los espíritus se comunican con los humanos vivos en los sueños. Maleiea es el creador; Pulowi mujer primigenia; Juyá la lluvia; Shanceta, Acaracuy y Kéerraria espíritus de lugares especiales; Yoruja los espíritus errantes de muertos. El wayúu cree que tras la muerte va a Jepirá,10 el Cabo de la Vela, lugar de felicidad donde se descansa hasta que tras el segundo velorio, cuando los restos son exhumados para llevarlos un sitio definitivo, el espíritu del muerto toma el camino hacia la eternidad.

Los conocimientos retenidos en la memoria han pasado de una generación a otra para plasmarse con manos wayúu en un sinnúmero de objetos tejidos de singular belleza y funcionalidad, elaborados en diversidad de técnicas, formas y colores. Anteriormente los wayúu se valían de materiales naturales de su medio ambiente para elaborar y tinturar los hilos de sus tejidos; esta antigua transformación ha sido reemplazada por las materias primas procesadas industrialmente, en especial finos hilos de algodón mercerizado, hilazas y fibras acrílicas en vistosos colores.

Fuente(s): vivecolombia.ws.com
Seguir Leyendo

Kankuamos: volver a ser indígenas
Compartelo en

Kankuamos: volver a ser indígenas
Mientras el mundo se homogeneiza y occidentaliza, este grupo de descendientes de los kankuamos que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta, en el norte de Colombia, quieren volver a ser indígenas.

El lingüista Saúl Martínez habla por el celular en "kankuañol", una mezcla de kankuamo y español, porque todavía no domina todo el vocabulario para comunicarseexclusivamente en el lenguaje de sus antepasados. Jaime Arias examina los diseños para regresar a los atuendos tradicionales de una etnia que renace. Mientras el mundo se homogeneiza y occidentaliza, este grupo de descendientes de los kankuamos que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta, en el norte de Colombia, quieren volver a ser indígenas.

"La razón de este proceso es la más pragmática de todas: la supervivencia", explica el gobernador del cabildo, Jaime Enrique Arias Arias.

Los kankuamos eran uno de los cuatro pueblos que habitaban la Sierra Nevada, junto con los koguis, los arhuacos y los wiwas. Según su cosmogonía, cada una de las tribus representa una pata de la mesa, que es la Sierra, y ellos son los guardianes del equilibrio del mundo desde esta montaña que nace casi en el mar Caribe y se eleva hasta cumbres nevadas.

Sin embargo, como ellos estaban en la parte más baja y más accesible de la montaña se mezclaron con españoles y negros y abandonaron sus raíces indígenas hasta tal punto que perdieron su lengua, religión y costumbres. Ya a principios del siglo XX, los antropólogos los consideraba un pueblo mestizo.

La fiesta anual del Corpus Christi refleja esta fusión de culturas. Hombres con vestidos de palma de iraka y sombreros adornados con plumas de gallinas, representando la tradición indígena, bailan junto a otros con atuendos de colores y provistos de espejos y maracas, que mueven sus cuerpos bajo el ritmo de los tambores africanos. El sacerdote católico encabeza la procesión que serpentea por las calles empedradas.

Esta tendencia a la fusión se revirtió con la expedición de la Constitución de 1991, que otorgó generosos beneficios a los indígenas.

Los descendientes de los kankuamos vieron qué con las nuevas leyes las otras tribus de la Sierra, que habían mantenido su identidad nativa, eligieron representantes políticos, recibieron recursos económicos que antes manejaban políticos con otros intereses y, sobre todo, expandieron sus resguardos casi llegando a las tierras de los kankuamos.

"Aunque había en muchos el deseo de volver a las raíces, fue la lucha por la tierra lo que inició este proceso de recuperación de lo indígena", dice Martínez, un lingüista que ha recogido pacientemente las palabras que dejaron sus antepasados en conversaciones con los "mamos" (jefes indígenas) de las otras etnias de la Sierra o en libros que dejaron los misioneros españoles.

El impulso final para esta transformación llegó hace más de un lustro de la dolorosa mano de la guerra, cuando la venganza de los paramilitares, por la convivencia forzada de los indígenas con los guerrilleros, se extendió por las regiones habitadas por los descendientes de los kankuamos, en el departamento del César, al norte de Colombia.

Atanquez, un bello pueblo de calles empedradas y tapizadas de mangos que caen de los árboles, era considerado un bastión guerrillero. Las FARC y el ELN, guerrillas con más de 40 años de rebeldía armada en Colombia, habían hecho presencia luego que la policía se retiró ante la amenaza de un ataque hace más de 15 años. Los rebeldes impusieron su ley y reclutaron a los indios, algunos de los cuales hoy son comandantes en la guerra contra el Estado.

Además convirtieron el pueblo en un lugar de paso en la ruta de los centenares de secuestrados que la guerrilla capturaba en las sabanas del Caribe y llevaba hasta la selva tropical de la sierra mientras negociaba su rescate.

Entre los secuestrados figuró la ex ministra de cultura Consuelo Araujo, quien murió en medio de una operación militar para rescatarla, no lejos del resguardo kankuamo.

La arremetida de los paramilitares trajo más de 100 muertes en el 2003-2004 y el desplazamiento de más de 1.000 personas de esta región, que tiene unos 12.000 habitantes en los últimos dos años.

"El conflicto colombiano ha colocado en situación de vulnerabilidad a muchos grupos, pero los kankuamos son uno de los que corren más riesgo de supervivencia física y cultural", dijo Roberto Meier, director para Colombia de la oficina del Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR).

Pero el regreso a su cultura ancestral no ha estado exento de cuestionamientos. Aunque ya el gobierno los certificó como etnia en 1997, les aprobó el resguardo en el 2003 y les empezó a girar dinero para que ellos mismos los administren, muchos creen que todo esto es una estafa.

"Estos tipos son unos vivos, ahora dizque son indios", dijo un profesor universitario que vive en Valledupar, conoce a toda la dirigencia kankuama desde antes de que se volvieran indios y prefiere no ser identificado para evitarse problemas en un pueblo en donde todo el mundo se conoce, tiene parentesco y la violencia ha afectado el modo de vivir.

Otros allegados al proceso también tienen cuestionamientos, como Rafael Andrés Carrillo, el director de la Danza de las Negritas en la procesión del Corpus Christi.

"Yo no soy enemigo del proceso, pero sí de las cosas mal hechas y hay muchas cosas que se están inventando y no investigando en la tradición", afirma Carrillo, también un consumado botánico y uno de los mayores conocedores de las costumbres del pasado.

Los kankuamos aceptan que están de regreso a sus raíces, pero piensan que es legítimo recrear una identidad, como afirma el gobernador kankuamo Arias, quien sólo empezó a "mambear" (mascar) coca hace una década.

La religión es uno de los problemas principales al interior del proceso. Para muchos, como Martínez, sin volver a las creencias de los antepasados no hay regreso a lo indígena. Carrillo por su parte afirma que llevan 500 años siendo católicos y en las últimas décadas hay muchos que se volvieron evangélicos y que no tiene sentido eliminar la historia.

Las discusiones continúan, pero el proceso de volver a lo indígena es irreversible. "Ya verás que en unos diez años cómo todos estamos de vestido con túnicas blancas, "poporo" (vasija para depositar la coca) para mascar y sintiéndonos indios como eran nuestros antepasados", dice Arias, quien todavía viste vaqueros y camiseta y piensa dar el paso al atuendo tradicional pronto.

Fuente(s): grupotortuga.com
Seguir Leyendo

La Leyenda de la Atlántida
Compartelo en

La leyenda de la Atlántida surge de la mano de Platón y de sus famosos Diálogos, concretamente en el Timeo y Critias, donde nos relata el mito de esta lejana isla en la que residía una opulenta y extraordinaria civilización. Platón, en plena Atenas democrática, recoge mitos y leyendas anteriores y expone su idea de Estado ideal y utópico. La historia de la Atlántida queda establecida como un mito en la mente de los hombres, un tema recurrente de pensadores, intelectuales y soñadores. La historia de la gran isla que desapareció en un sólo día y que estaba situada más allá de las llamadas columnas de Hercules (estrecho de Gibraltar).

Los Diálogos de Platon son la continuación de su famosa República, en la que nos cuenta por boca de su maestro, Sócrates, su idea de organización ideal de una Polis. Una Polis que Sócrates denominó Calipolis, una ciudad ideal gobernada por un férreo orden militar de guerreros, cuya base sería los productores de alimentos. Los guerreros vivían en una especie de comunismo socrático en el que hasta hijos y esposas eran comunes. Los hijos eran criados en común, y las mujeres tenían las mismas funciones de los hombres. Los más destacados entre los guerreros recibían una formación que duraba hasta los 50 años. Tras eso eran sometidos a un periodo de prueba de cinco años, y si demostraban ser dignos, ecuánimes, y que no se corrompen con el poder, pasan a formar parte de la casta de los filósofos. Unos filósofos, los más aptos, que van a gobernar de forma absoluta, de manera que, la idea de gobierno ideal de Platón era muy diferente a la Atenas democrática de Pericles.

En el Timeo Platón, además de explicar el origen del universo y del hombre, nos cuenta por boca de varios interlocutores, uno de ellos es Critias, la historia de la pugna entre la Atenas primitiva y un imperio occidental que quería dominar el mundo conocido, la Atlántida. Platón por boca de Critias nos describe su utópica Atlántida, una ficción basada en una supuesta documentación que Critias encontró en casa del legislador Solón. La ficción se desarrolla hace 9.600 años, mientras que Atenas era una sociedad guerrera, la Atlántida era una opulenta y poderosa civilización. En palabras del propio Critias “... poseían tal cantidad de riquezas que como no tuvo nunca una dinastía de reyes...”. Esta mítica civilización era un archipiélago de islas situado en el océano Atlántico más allá de las columnas de Hércules, límite del mundo conocido. La isla de mayor tamaño se llamaba Atlántida y estaba situada frente al actual estrecho de Gibraltar. Tenía una extensión cercana a la de Libia y Asia menor juntas y dominaba toda Africa hasta Egipto y Europa occidental gracias a su poderoso sistema de gobierno basado en una confederación de reyes.

La Isla contaba con una llanura muy fértil y con un sistema de canales de abastecimiento de agua que permitía dos cosechas anuales. Las diez familias reales de la Atlántida tienen como origen a Clito, hija de Evenor y Leucipe, con la que Poseidón tuvo cinco hijos. La gran cuidad central de la Atlántida fue construida por Poseidón, principal dios de la Atántida, como una bella sucesión de anillos alternativos de agua y tierra. Una civilización muy rica por su fertilidad, riquezas y su comercio, una “... la isla divina, que estaba entonces bajo el sol, producía todas esas cosas bellas y admirables en una cantidad ilimitada”, así lo resumía Platón. Esa opulencia y abundancia hizo que la Atlántida tuviera un gran desarrollo técnico, la cuidad principal con sus anillos concéntricos estaba densamente poblada, contaba con una acrópolis central dedicada a Posiedon y Clito. En ella destacaba el magnífico templo de Poseidón protegido por un muralla de oro, y con muros de plata y cúpulas de oro. De grandes dimensiones, en su interior todo era de oro y plata, con estatuas de oro y marfil de Poseidon y Clito, era un construcción sublime. También en el anillo central, junto a la Acrópolis, se situaba el extraordinario Palacio real, que era todo un prodigio de arquitectura. La sede del gobierno de la Atlántida y estaba lleno de riquezas y rodeado de las casas de los guardianes, y a su lado un gran estadio e hipódromo. Los anillos de tierra estaban conectados por medio de canales cubiertos, y contaban con acueductos, cisternas y baños para el suministro de agua, que partía de las dos fuentes que les procuró Poseidón.

La isla central estaba amurallada y todos los canales y puentes fortificados, las casas y murallas estaban hechas con piedras de diversos colores, la Atlántida era multicolor. Su numerosa población se organizaba en distritos que tenían que ver con la guerra, el ejército de la Isla y capital central contaba con un millón de hombres. La Atlántida estaba formada por diez regiones, además de la capital e isla central gobernada por Atlas, primogénito de Poseidón y Clito, había otras nueve regiones. Atlas fue nombrado por Poseidón jefe de sus nueve hermanos, que gobernaban como reyes sus regiones. Diez monarcas muy poderosos, una monarquía muy fuerte que fue ampliando su territorio. La Atlántida acabo siendo una confederación de ciudades estado gobernadas por un rey principal, bajo las leyes de Poseidón, que se encontraban escritas en una columna de su templo.

Platón nos cuenta con detalle como era esta civilización pérdida, lo que no significa que Platón creyese en su existencia, tampoco podemos decir categóricamente que no. Ni siquiera Aristoteles, su discípulo, negó la historia sobre la Atlántida de Platón como una ficción. Lo que está claro es que este mito que recoge Platón es fiel reflejo de su visión sobre el pasado mítico de Atenas y de la Historia. Para Platón la Historia Universal era un curioso y eterno ciclo, él habla de dos épocas que se suceden, la Época de Cronos, en la que el universo era gobernado por su célebre Demiurgo, o dios supremo. En esa época los hombres nacían del suelo, ya ancianos e iban rejuveneciendo hasta ser críos y regresar a la tierra. Los dioses proveían de todo lo necesario a unos hombres que vivían en manada. Y la Época de Zeus en la que su Demiurgo dejaba de gobernar el universo, abandonaba a los hombres que debían regirse a ellos mismos. Por lo que todo funcionaba en sentido inverso, en esa época vivía Platón, una época llena de destrucción y cuando todo estaba a punto de desaparecer el Demiurgo regresaba para poner orden. De manera que, la historia de la Atlántida se desarrolla justo al inicio de la Edad de Zeus, cuando el mundo aún conserva la grandeza de la época de Cronos y degenera hasta que se produce la destrucción de la Atlántida, y de su Atenas primitiva, por un maremoto.

Platón uniría el mito de la Atlántida a esa Atenas primordial diferente a la Atenas democrática. Esa Atenas original era griega, montañosa, austera, no imperial, gobernada como Esparta por leyes no escritas. Mientras que la Atlántida era esencialmente bárbara, llana, comercial, un gran imperio, opulenta y expansionista. Pero la diferencia fundamental para Platón era su sistema de gobierno: la Atlántida estaba regida al modo asiático o persa, por una monarquía poderosa y hereditaria, que no es del gusto de Platón y suele degenerar en destrucción. Mientras que la Atenas primordial representa el ideal de gobierno de Platón, una república aristocrática basada en el conocimiento y el gobierno de los mejores. Platón expone su idea política de recuperar los orígenes puros de la Grecia primordial. En definitiva, propone un sistema político basado en el equilibrio de poderes, en el que sólo unos pocos están preparados para ejercer el poder. El gobierno de los mejores, que contaban como la moral y el conocimiento filosófico que los convertía en aptos para gobernar. Por lo tanto, Platón critica la Democracia ateniense y las teorías de sofistas, como Protágoras, que señalaba que todos los ciudadanos eran aptos para participar en política y gobernar.

Hay que señalar que ha habido otras Atlántidas, en el Renacimiento gracias a la recuperación de los clásicos y del platonismo, la Atlántida es la base de la Utopia que Tomas de Moro elabora en 1516. Y que claramente se inspiró en el relato de Platón, al describir su isla imaginaria y su gobierno ideal, pacifico, en el que no existía la propiedad privada (al igual que en la utopia platónica). Una Utopia que contrastaba con su belicosa Inglaterra o Europa, llena de absurdas luchas de religión. O es la Ciudad del Sol de Tommaso Campanella, un platónico dominico italiano que teorizó sobre el gobierno ideal en 1623. Una Ciudad del sol gobernada por un sacerdote-rey metafísico ayudado por tres ministros (Poder, Saber y Amor), una sociedad armónica y organizada en siete círculos. Y también es la Nueva Atlántida creada por Francis Bacon en 1624, que desde su propio nombre está inspirada en Platón. Una utopía que otorga veracidad histórica a la Atlántida, que Bacon identifica con el Nuevo Mundo. Era también una isla, en este caso, de los mares del sur, gobernada por una monarquía y sociedad familiar patriarcal, donde se avanza en su sistema de experimentación científica. Como podemos comprobar desde el siglo XVI el mito platónico de la Atlántida ha inspirado ha muchos pensadores políticos, que aún hoy no han dado con la formula del gobierno ideal, más bien todo lo contrario.

Fuente(s): pedro-mundodebabel.blogspot.com



Seguir Leyendo

Las diez leyes fundamentales de la economía
Compartelo en

Las diez mandamientos de la economía
En medio de tantas mentiras económicas que se repiten aparentemente sin fin, puede ser útil volver sobre algunas de las leyes más básicas de la economía. He aquí diez de ellas que merecen repetirse una y otra vez.

1. La producción precede al consumo. Aunque es evidente que para consumir algo debe existir primero, nos rodea la idea de estimular el consumo para expandir la producción. Sin embargo, los bienes de consumo no caen del cielo. Están al final de una larga cadena de procesos entremezclados de producción llamada la “estructura de producción”. Incluso la fabricación de un producto aparentemente sencillo como un lápiz, por ejemplo, requiere una red intrincada de procesos de producción que se extiende muy atrás en el tiempo y abarca países y continentes.

2. El consumo es el objetivo final de la producción. El consumo es el objetivo de la actividad económica y la producción es su medio. Los defensores del pleno empleo violan esta idea evidente. Los programas de empleo transforman la propia producción en el objetivo. La valoración de los bienes de consumo por los consumidores determina el valor de los bienes de producción. El consumo actual deriva del proceso de producción que se extiende hacia el pasado, pero el valor de esta estructura de producción depende del estado actual de la valoración por los consumidores y del estado futuro esperado. Por tanto, los consumidores son los poseedores finales de hecho del aparato de producción en una economía capitalista.

3. La producción tiene costes. No existen los almuerzos gratis. Conseguir algo aparentemente gratis solo significa que alguna otra persona lo paga. Detrás de todos los cheques de ayuda social y de cada beca de investigación está el dinero de impuestos de gente real. Aunque los contribuyentes creen que el gobierno confisca en parte de su renta personal, no saben a quién va este dinero en; y aunque los receptores de los pastos públicos de que el gobierno un mes entregar el dinero, no sabe a quién le ha quitado el gobierno dicho dinero.

4. El valor es subjetivo. La valoración es subjetiva y varía la situación de una persona. El mismo bien físico tiene diferentes valores para diferentes personas. La utilidad es subjetiva, individual, situacional y marginal. No existe el consumo colectivo. Incluso la temperatura en la misma habitación es sentida de manera diferente por personas diferentes. El mismo partido de fútbol tiene un valor subjetivo diferente para cada espectador, como puede verse fácilmente en el momento en que un equipo mete un gol.

5. La productividad determina el salario. La producción por hora determina el salario del trabajador por hora. En un mercado laboral libre, las empresas contratarían trabajadores adicionales mientras su productividad marginal fuera mayor que el nivel salarial. La competencia entre empresas aumentaría el nivel salarial hasta el punto en que igualara a la productividad. El poder de los sindicatos puede cambiar la distribución de los salarios entre diferentes grupos laborales, pero los sindicatos no pueden cambiar el nivel salarial general, que depende de la productividad laboral.

6. El gasto es renta y costes. El gasto no es solo renta, sino que también representa costes. El gasto cuenta como un coste para el comprador y una renta para el vendedor. La renta equivale a los costes. El mecanismo del multiplicador fiscal implica que los costes aumentan con la renta. En la medida en que se multiplica la renta, también se multiplican los costes. El modelo multiplicador fiscal keynesiano ignora el efecto del coste. Graves errores políticos son el resultado cuando las políticas públicas cuentan con el efecto renta de los gastos públicos pero ignoran el efecto coste.

7. El dinero no es riqueza. El valor del dinero consiste en su poder adquisitivo. El dinero sirve como un instrumento de intercambio. La riqueza de una persona existe en su acceso a los bienes y servicios que desea. La nación en su conjunto no puede aumentar su riqueza aumentando sus existencias de dinero. El principio de que solo el poder adquisitivo significa riqueza indica que Robinson Crusoe no sería un penique más rico si encontrara una mina de oro en su isla o un maletín lleno de billetes.

8. El trabajo no crea valor. El trabajo, en combinación con los demás factores de producción, crea productos, pero el valor del producto depende de su utilidad. La utilidad depende de la valoración individual subjetiva. El empleo por el empleo no tiene sentido económico. Lo que importa es la creación de valor. Para que sea útil, un producto debe crear beneficios para el consumidor. El valor de un bien existe independientemente del esfuerzo por producirlo. Los corredores profesionales de maratones no ganan más premios en dinero que los velocistas porque correr la maratón lleve más tiempo y esfuerzo en que un sprint.

9. El beneficio es el bonus del empresario. En el capitalismo competitivo, el beneficio económico es el bonus extraordinario que ganan aquellas empresas que resuelven errores de asignación. En una economía de rotación constante sin cambios, no habría ni beneficios ni pérdidas y todas las empresas ganarían la misma tasa de interés. Sin embargo, en una economía creciente, tienen lugar cambios y la previsión de los cambios es la fuente de beneficios económicos. Las empresas que tienen éxito en prever la demanda futura consiguen altas tasas de beneficio de y crecen, mientras que aquellos empresarios que no anticipan los deseos de los consumidores disminuyen y finalmente deben cerrar.

10. Todas las leyes verdaderas de la economía son leyes lógicas. Las leyes económicas son racionamiento sintético a priori. No se puede falsar esas leyes empíricamente porque son verdad por sí mismas. Como tales, las leyes económicas fundamentales no requieren verificación empírica. La referencia a hechos empíricos sirve únicamente como ejemplo ilustrativo, no son declaraciones de principios. Se pueden ignorar y violar las leyes fundamentales de la economía, pero no se pueden cambiar. Les va mejor a aquellas sociedades en las que gente y gobierno reconocen y respetan las leyes económicas fundamentales y las usan en su beneficio.

Fuente(s): miseshispano.org
Seguir Leyendo

Cómo salir de una secta
Compartelo en

De la misma manera que no se entra en una secta de carácter coercitivo, tampoco se sale de ella. Los que abandonan tienen que romper precisamente con la programación. Librarse de esas ideas exige un tiempo. Hay que conocer el grado de fanatismo que se ha padecido, reconocerlo en uno mismo y recuperar su personalidad original. De lo que se sale no es de la secta, sino de un estado mental o psicológico que aquella indujo.

Generalmente hace falta un apoyo exterior para poder sacar al adepto de la mentalidad que ha adquirido. En ocasiones este proceso lo vive uno por sí mismo. La programación se puede desactivar cuando observan ciertos abusos que no encajan con el programa que ha sido inculcado. Suele ocurrir con antiguos miembros que no han actualizado los ajustes del lavado de cerebro. Observan que cuando quieren explicar su punto de vista otros compañeros no le entienden, porque a estos se les ha adiestrado en consonancia con los nuevos acontecimientos. Lo que ocurre en estas ocasiones es que, si se deja la secta pero se mantiene la programación, se crean escisiones o se hacen otros grupos de las mismas características, sólo que con otra interpretación de la doctrina madre.

Puede suceder que los comentarios hechos desde fuera, si se hacen con tacto, dejen huella y se recapacite sobre ellos. Sucede algo parecido a lo que son los virus informáticos. En el caso de las sectas estropean el programa del cerebro de un adepto. La desprogramación consiste en desactivar el fanatismo en un breve período de tiempo.

En cualquier caso supone un golpe emocional para el sectario. Se sufre mucho. Se siente tal desesperanza, tal vacío que se piensa en el suicidio como única salida. Plantearse la posibilidad de dejar una organización de fanáticos no es fácil, además de las presiones de los compañeros, muchas veces con chantajes afectivos, uno debe superar su dependencia a ser como le han hecho ser. Desde luego nada tiene que ver con apuntarse a un club de fútbol y dejarlo, o cambiar la cuenta corriente de un banco a otro, o dejar la militancia en un partido político.

En una secta no se cambia la opinión sino la personalidad. Se va a ella con alegría o con problemas pero se abandona con angustia o incertidumbre. El adepto debe reconstruirse como persona. Necesita un apoyo externo que le acoja. También necesita que alguien le entienda. Él mismo debe comprender lo que le ha ocurrido y superar el sentimiento de culpa.

Al salir del entorno de la organización ve que debe encontrarse con la realidad. Se requiere un período de adaptación. Al no funcionar el programa mental, porque se desactiva, se ve el mundo de otra manera. En el boletín n° 28 de IAS-Projuventud, Jan Carol Ross escribe unos versos, en el poema «Amanecer postsectario », que son significativos por cuanto retratan la sensación que se tiene al dejar una secta: «¿Dónde he estado? ¿En un sueño? ¿En un delirio?».

Lo básico para dejar una actitud fanática es dudar. Pensar por uno mismo sobre los contenidos que una creen- -136- cia ofrece. Precisamente es lo que la técnica de una secta hace que se evite. Por eso discutir con un adepto fortalece su empecinamiento y le afianza en seguir en sus trece. En un enfrentamiento se atrinchera. Dialogar y dudar junto a él le puede llevar a plantearse ciertas cuestiones y no seguir los criterios del líder a ciegas. Sucede que si desde fuera se actúa como la secta y no se siguen las expectativas que ésta crea, en cuanto que va a ser rechazado o incomprendido, el efecto de la programación no se afianza.

Cuando se participa de lleno en un secta cualquier criterio crítico se vive como debilidad. El adepto sufre cuando piensa sobre posibles errores o falsedades. Se siente culpable y se castiga. Alejarse de su ambiente sectario supone dejar lo que hasta entonces le ha dado la felicidad y la paz interior. Tampoco se sabe lo que se va a encontrar fuera después de haber estado desplazado mucho tiempo.

Aún estando convencido un exadepto de que donde ha militado es una secta destructiva, durante unos años, queda un resquicio de desasosiego. Hay recaídas en las que se necesita volver. Se da un sentimiento contradictorio de odiar a aquellos que han abusado de unas técnicas manipuladoras en su beneficio y por otra parte querer hablar con ellos, acudir a los que preparan con actos. Es cuando se percibe que se está enganchado a la doctrina. Tiene el «mono», ansias de seguir en la organización. Cortar con tal dependencia exige una decisión tajante. No sucede de repente. Se abre un proceso para poco a poco desmontar la programación.
Las sectas son una estafa.

Cuando un exadepto descubre cómo ha funcionado la secta, entiende que ha sido utilizado como mano de obra gratuita. Que sus actos han sido guiados y manejados sin darse cuenta. La sensación de haber sido un tonto y de haber hecho el ridículo se apodera de uno. Se vive como un secuestro mental, como una violación de la personalidad. Contra ello no se puede hacer nada porque no hay pruebas de que se le obligase a hacer lo que hizo.

Al pasar un tiempo desconectado de la secta, física y siquícamente, al antiguo miembro se pregunta, extrañado de sí mismo, «¿yo he realizado eso?». No se lo puede creer. Piensa «¿cómo es posible que me haya creído esos planteamientos?». Estas son expresiones comunes de personas que han salido de organizaciones destructivas de la personalidad. Cuando ha pasado mucho tiempo se recuerda de manera distinta aquella estancia a lo que se rememora de antes y de después de haber pasado por la secta.

El editorial del boletín n° 24 de AIS-Projuventud recoge unas declaraciones del coronel Moris, experto en el problema de las sectas destructivas: «El progreso de las ciencias, relacionado con la psique, ha permitido descubrir métodos muy eficaces para obtener la destrucción de la autonomía de las conciencias para esclavizar mejor al hombre». Entiende que a las acusaciones de lavado de cerebro «habría que añadir que se trata de una violación psíquica, pues se invade el inconsciente y se sustituye una ideología por otra diferente». Concluye afirmando que «manipulación, violencia y engaño permiten la esclavitud psicológica del individuo y su adhesión a una ideología que el adepto no ha escogido».

Las sectas son un fenómeno que si no se ha sufrido se suele interpretar mal. Se oye decir en ocasiones «él se lo ha buscado ». Puede que en parte así sea, pero el aspecto de estafa y abuso debe ser conocido y comprendido. Sobre todo si se quiere tomar en serio el tema y aplicar medidas que desactiven los efectos dañinos de las sectas y el fanatismo.

Recuperar el sentido de lo inmediato es lo primero que debe atender quien deja el mundo cerrado en el que se ha encontrado. También tomar la decisión de afrontar lo malo y lo bueno de las circunstancias. Por regla general los que han sufrido este problema se vuelven hipercríticos. Son luego muy observadores.

Cuando alguien deja la organización a la que ha entregado todo su ser siente un desgarro. Luego debe aprender a pensar por sí mismo y atreverse a tomar decisiones. Quien fue un adepto descubre que los que eran amigos íntimos no le dirigen la palabra. Aquellos que le atendieron altruistamente hablan mal de él y le insultan sin motivo, porque a ellos nada les ha hecho personalmente. Si tuviera una tienda y fueran a comprar a ella dejan de hacerlo sin mediar el más mínimo comentario. Se da cuenta que él ha hecho lo mismo con otros. Es entonces cuando se ve que todo fue una farsa, una representación cuyo guión es la doctrina. Descubre que a los miembros de la organización no se les valora ni trata como individuos ni por ellos mismos, sino en cuanto que son piezas de un engranaje que forma parte de la secta. Si se deja la secta es como si no existiera el antiguo compañero. La persona como tal no cuenta, sino que es valorada en cuanto a su función en la secta.

Como sujeto, el adepto no vale nada. Al dejar de serlo es cuando se percata de que todos tienen un parecido asombroso y que él tiene todavía ese tic sectario. Se percibe la programación como algo que se encuentra dentro de uno. Se siente miedo ante la amenaza psicológica que funciona en la soledad de uno, «¿y si fuera verdad?». Los antiguos amigos de la secta dejan de entenderle, de ser camaradas y se encargarán de recordarle su compromiso. De azuzar el miedo. Tratarán de hacer que sucumba para que al verse perdido sepa que no debió dejar nunca la organización.

La insistencia malévola de algunos miembros, ante el que se va, da a entender que se concibe al adepto como una inversión. Hay que tomar medidas porque el peligro es que pone en entredicho los fundamentos doctrinarios. No se puede consentir que alguien abandone, ya que supone un fallo de la verdad. Por eso se encargan de desacreditar al traidor que ha sido, vencido y poseído por el Mal. Se le llama para que recapacite y los que siguen siendo miembros le dejan muy claro que no descubra los secretos o de lo contrario propondrían pagar el karma o recibir el castigo de Dios.
Atención técnica.

Para muchos casos y cuando se requiere una atención técnica específica es preciso acudir a un especialista en psicología coercitiva aplicada por las sectas. En España se encuentra el centro AIS-Projuventud (Asesoramiento e Información sobre Sectas). Asesoran sobre como debe ser el trato familiar del adepto y las pautas que deben seguir para que acuda a la consulta, que no siempre es fácil. También hay colectivos de afectados que comunican sus experiencias y ayudan a familias que sufren el problema.

La desprogramación es una técnica de romper los clichés que se han impregnado en la mente del fanático. A veces ha sido de una manera muy fuerte, a modo de contra lavado de cerebro. Lo que en ocasiones exigió secuestrar al hijo para poderle tratar, debido a que por ser mayor de edad no puede ser obligado a ausentarse del grupo ni a recibir una terapia contra su voluntad. Sin embargo, ha dado buenos resultados. Tal práctica se ha abandonado hace tiempo por problemas legales cuando la eficacia no es la esperada y si el adepto vuelve a la secta ésta puede denunciar a la familia. También plantea problemas éticos, sobre todo porque podría abusarse de esta práctica y desviar su cometido.

Max Erlich comenta que en algunos condados de EEUU adoptan una fórmula legal que se empleó en pri- -140- mer lugar en Tucson y en el condado de Pima, Srizna. Se llama «Custodia temporal». Mediante una orden judicial, los padres pueden adquirir el derecho de la tutela del hijo mayor de edad durante treinta días para intentar la desprogramación.

En la actualidad el tratamiento consiste en una rehabilitación terapéutica que consiste en abrir la percepción y la conciencia del afectado para que vea lo que le ha sucedido. Se estudia su proceso e historia y se le ofrece información de varios aspectos:

a) Explicación de las técnicas de manipulación.

b) Cómo las aplica la secta o el grupo en el caso particular que se estudie.

c) Qué carencias tiene la personalidad del afectado y cómo superarlas por uno mismo.

d) Fortalecer la voluntad mediante ejercicios, para ser autónomo a la hora de tomar decisiones y dejar de ser vulnerable a las influencias externas.

e) Informar con documentos internos y testimonios de exadeptos sobre cuál es la realidad del grupo, la cara oculta que se desconoce y evitar así que se sepa sólo parcialmente lo que es. El índice de éxito es bastante positivo. Lo difícil es conseguir que el sectario vaya motu proprio.

Fuente(s): ramiropinto.es
Seguir Leyendo

La falacia como herramienta de manipulación
Compartelo en

La falacia es la principal herramienta del manipulador, ya que la verdad no le basta para conseguir sus propósitos. Los fines para los cuales son necesarios estos medios pueden ser de distinta naturaleza, no necesariamente negativa. No obstante, el uso de este tipo de recursos indica que hay dudas sobre su legitimidad.

Por convencido que se esté para defender un fin, si para ello son necesarios unos medios que pasan por manipular a aquellos que han de aceptarlo, indica que hay algún problema. El fin no siempre justifica los medios.

Es más, en algunos casos —como cuando se trata de la defensa del bien común— los medios son tan importantes como los fines. Se podría argumentar incluso que en una democracia, por ejemplo, la corrección de los medios empleados son el fin en si mismo.

La cuestión es que identificando las falacias y señalando los caminos hacía donde nos llevan, es posible encontrar en las alternativas que quedan cuál es la realidad.

¿Qué es una falacia? Se puede considerar como tal a aquella deformación de la realidad presentada de forma que la propia confusión provocada dificulte ver la falsedad de la mismo.

En ocasiones puede tratarse de una simple equivocación al aplicar un razonamiento, pero las ocasiones en las que se hace complicado lograr presentar esta deformación de la realidad, indican una intencionalidad para el engaño, además de aquellos otros motivos que lleven a emprender este tipo de informaciones, y que por alguna razón, no pueden ser mostrados tal y como son.

Fuente(s): cualeslarealidad.blogspot.com
Seguir Leyendo

La política economía de Adolf Hitler
Compartelo en

politica economica tercer reich
Para la generación actual, Hitler es el hombre más odiado de la historia y su régimen, el arquetipo de la maldad política. Esta opinión no se extiende sin embargo a sus políticas económicas. Muy al contrario. Son adoptadas por gobiernos de todo el mundo. Por ejemplo, el Glenview State Bank de Chicago alababa recientemente la economía de Hotler en su boletín mensual. Al hacerlo, el banco descubría los riesgos de alabar las políticas keynesianas en un contexto erróneo.

El número del boletín (julio de 2003) no está en línea, pero el contenido puede adivinarse a través de la carta de protesta de la Liga Anti-Difamación (ADL, por sus siglas en inglés). “Independientemente de los argumentos económicos”, decía la carta, “las políticas económicas de Hitler no pueden separarse de sus grandes políticas de virulento antisemitismo, racismo y genocidio. (…) Analizar sus acciones a través de cualquier otra lente supone desviar gravemente la atención”.

Lo mismo podría decirse de todas las formas de planificación centralizada. Es erróneo examinar las políticas económicas de cualquier estado Leviatán sin considerar la violencia política que caracteriza a toda planificación centralizada, ya sea en Alemania, la Unión Soviética o Estados Unidos. La controversia resalta la forma en que sigue sin entenderse la conexión entre violencia y planificación centralizada, ni siquiera por la ADL. La tendencia de los economistas a admirar el programa económico de Hitler es un buen ejemplo.

En la década de 1930, Hitler se consideraba en general solo como otro planificador centralizado proteccionista que reconocía el supuesto fracaso del libre mercado y la necesidad de un desarrollo económico guiado nacionalmente. La economista socialista proto-keynesiana Joan Robinson escribió que “Hitler encontró un remedio frente al desempleo antes de que Keynes acabara explicándolo”.

¿Cuáles eran esas políticas económicas? Suspendió el patrón oro, inició enormes programas de obras públicas como las autopistas, protegió a la industria frente a la competencia extranjera, expandió el crédito, instituyó programas de empleo, acosó al sector privado en decisiones sobre precios y producción, expandió ampliamente el ejército, aplicó controles de capital, instituyó la planificación familiar, penalizó el tabaco, introdujo la atención sanitaria nacional y el seguro de desempleo, impuso estándares educativos y acabó teniendo enormes déficits. El programa intervencionista nazi fue esencial para el rechazo del régimen de la economía de mercado y su adopción del socialismo en un país.

Esos programas siguen siendo hoy ampliamente alabados, a pesar de sus fracasos. Son característicos de toda democracia “capitalista”. El propio Keynes admiraba el programa económico nazi, escribiendo para el prólogo de la edición alemana de la Teoría general: “la teoría de la producción en su conjunto, que es lo que el siguiente libro pretende ofrecer, es mucho más fácil de adaptarse a las condiciones de un estado totalitario, que la teoría de la producción y distribución de una producción dada bajo condiciones de libre competencia y de laissez faire”.

El comentario de Keynes, que puede sorprender a muchos, no era inesperado. Los economistas de Hitler rechazaban el laissez faire y admiraban a Keynes, incluso precediéndole en muchas maneras. De forma similar, los keynesianos admiraban a Hitler (ver George Garvy, “Keynes and the Economic Activists of Pre-Hitler Germany”, The Journal of Political Economy, Volumen 83, Número 2, Abril de 1975, pp. 391-405).

Todavía en 1962, en un informe escrito para el Presidente Kennedy, Paul Samuelson alababa a Hitler: “La historia nos recuerda que incluso en los peores días de la gran depresión nunca hubo escasez de expertos que advirtieran contra todas las acciones públicas curativas. (…) Si hubiera prevalecido aquí este consejo, como lo hizo en la Alemania anterior a Hitler, la existencia de nuestra forma de gobierno podría haber estado en peligro. Ningún gobierno moderno cometerá de nueva ese error”.

Hasta cierto punto, no es sorprendente. Hitler instituyó un New Deal para Alemania, distinto del de FDR y el de Mussolini solo en los detalles. Y funcionó solo sobre el papel en el sentido de las cifras del PIB de la época reflejan un crecimiento. El desempleo se mantuvo bajo porque Hitler, aunque intervino en los mercados laborales, nunca intentó llevar los salarios por encima de su nivel en el mercado. Pero por debajo de todo, estaban teniendo lugar graves distorsiones, igual que ocurren en cualquier economía que no sea de mercado. Pueden potenciar el PIB a corto plazo (ved cómo el gasto público aumentó el tasa de crecimiento de EEUU en el segundo trimestre de 2003 del 0,7% al 2,4%), pero no funcionan a largo plazo.

“Escribir sobre Hitler sin el contexto de los millones de inocentes brutalmente asesinados y las decenas de millones muertos luchando contra él es un insulto a la memoria de todos”, escribía la ADL en protesta por el análisis publicado por el Glenview State Bank. De verdad que lo es.

Pero ser paladín de las implicaciones morales de las políticas económicas es moneda cambio en la profesión. Cuando los economistas piden estimular la “demanda agregada”, no explica qué significa esto realmente. Significa eliminar por la fuerza las decisiones voluntarias de consumidores y ahorradores, violando sus derechos de propiedad y su libertad de asociación para alcanzar las ambiciones económicas del gobierno nacional. Incluso si esos programas funcionaran en algún sentido económico, deberían rechazarse basándose en que son incompatibles con la libertad.

Lo mismo pasa con el proteccionismo. La principal ambición del programa económico de Hitler era expandir las fronteras de Alemania para hacer viable la autarquía, lo que significa construir enormes barreras proteccionistas a las importaciones. El objetivo era hacer de Alemania una productora autosuficiente de forma que no tuviera el riesgo de la influencia extranjera y no hacer que el destino de su economía se ligara a los altibajos en otros países. Fue un caso clásico de xenofobia económicamente contraproducente.

E incluso hoy en Estados Unidos las políticas proteccionistas están realizando un trágico retorno. Solo bajo la administración Bush, se está protegiendo un enorme rango de productos, que van de la madera a los microchips, ante la competencia extranjera de bajos precios. Estas políticas se han combinado con intentos de estimular la oferta y la demanda mediante gasto militar a gran escala, aventurerismo en la política exterior, estado de bienestar, déficits y promoción del fervor nacionalista. Esas políticas pueden crear la ilusión de una creciente prosperidad, pero la realidad es que desvían recursos escasos de su empleo productivo.

Tal vez lo peor de estas políticas sea que son inconcebibles sin un estado Leviatán, exactamente como dijo Keynes. Un gobierno suficientemente grande y poderoso como para manipular la demanda agregada es suficientemente grande y poderoso como para violar las libertades civiles del pueblo y atacar sus derechos de cualquier otra manera. Las políticas keynesianas (o hitlerianas) desenfundan la espada del estado sobre toda la población. La planificación centralizada, incluso en su variedad más mínima, y la libertad son incompatibles.

Desde el 11-S y la respuesta autoritaria y militarista, la izquierda política ha advertido que Bush es el nuevo Hitler, mientras que la derecha execra este tipo de retórica como una hipérbole irresponsable. La verdad es que la izquierda, al realizar estas afirmaciones, tiene más razón de l que cree. Hitler, como FDR, dejó su sello en Alemania y el mundo al aplastar los tabús contra la planificación centralizada y hacer del gran gobiernos una característica aparentemente permanente de las economías occidentales.

David Raub, el autor del artículo para el Glenview, estaba siendo ingenuo al pensar que podía ver los hechos como los ve la corriente principal y llegar a lo que pensaba que sería una respuesta convencional. La ADL tiene razón en este caso: la planificación centralizada nunca puede alabarse. Debemos considerar siempre su contexto histórico y sus inevitables resultados políticos.

Fuente(s): miseshispano.org
Seguir Leyendo

La ley ricardiana de la ventaja comparativa
Compartelo en

Incluso los críticos más hostiles del sistema ricardiano han concedido que David Ricardo al menos hizo una contribución vital al pensamiento económico y la defensa de la libertad de comercio: la ley de la ventaja comparativa. Al destacar la gran importancia de la interacción voluntaria de la división internacional del trabajo, los librecambistas del siglo XVIII, incluyendo a Adam Smith, basaron sus doctrinas en la ley de la “ventaja absoluta”. Es decir, que los países deberían especializarse en lo que sean más eficientes y luego intercambiar esos productos, pues en ese casos e beneficiarán las personas en ambos países. Es un caso relativamente fácil de argumentar. Hace falta poca persuasión para darse cuenta de que Estados Unidos no debería dedicarse a cultivar plátanos (o, por decirlo en términos simples de microeconomía, las personas y empresas de Estados Unidos no deberían preocuparse por hacerlo), sino más bien producir otra cosa (por ejemplo, trigo, bienes manufacturados) e intercambiarla por plátanos cultivados en Honduras. A pesar de todo, hay unos pocos cultivadores de plátanos en EEUU que reclaman un arancel protector. ¿Pero qué pasa si el caso no es clarísimo y las empresas de acero y semiconductores reclaman esa protección?

La ley de la ventaja comparativa se ocupa de esos casos difíciles y es por tanto indispensable para la defensa del libre comercio. Demuestra que incluso si, por ejemplo, el País A es más eficiente que el País B produciendo ambos productos X e Y, merecerá la pena al País A especializarse en producir X, en lo que el mejor produciendo, y comprar todo el producto Y a B, aunque es mejor produciéndolo pero no tiene tan gran ventaja comparativa como fabricando el producto X. En otras palabras, cada país debería producir no solo aquello en lo que tenga una ventaja absoluta en producir, sino en lo que es mejor, o al menos en lo que no es peor, es decir, en lo que tenga una ventaja comparativa en producir.

Así que si el gobierno del País A impone un arancel proteccionista a la importaciones del producto Y y mantiene por la fuerza un sector que fabrique dicho producto, este privilegio especial dañaría a los consumidores en el País A además de dañar evidentemente a la gente en el País B. Pues el País A, así como para el resto del mundo, pierde la ventaja de especializarse en la producción de aquello en lo que es mejor, ya que muchos de sus recursos escasos se ligan obligatoria e ineficientemente a la producción del producto Y. La ley de la ventaja comparativa destaca el importante hecho de que un arancel proteccionista en el País A produce daños a los sectores eficientes y a los consumidores en ese país, así como en el País B y el resto del mundo.

Otra implicación de la ley de la ventaja comparativa es que ningún país o región de la tierra quedaría fuera de la división internacional del trabajo bajo el libre comercio. Pues la ley significa que incluso si un país está en tan mal estado que no tiene ninguna ventaja absoluta en producir nada, sigue mereciendo la pena a sus socios comerciales, los pueblos de otros países, permitirle producir aquello en lo que sea menos malo.

De esta manera, los ciudadanos de todos los países se benefician del comercio internacional. Ningún país es tan pobre o ineficiente como para quedar fuera del comercio internacional y todos se benefician de que los países se especialicen en lo que son mejores o menos malos: en otras palabras, en aquello en lo que tengan una ventaja comparativa.

Hasta hace poco, se creía universalmente por parte de los historiadores del pensamiento económico que David Ricardo expuso la ley de la ventaja comparativa en sus Principios de economía política en 1817. Investigaciones recientes del Profesor Thweatt han demostrado, no solo que Ricardo no originó esta ley, sino que no la entendió y le interesó poco y que no desempeñó ningún papel en su sistema. Ricardo dedicó solo unos pocos párrafos a la ley en sus Principios, la explicación era mínima y no estaba relacionada con el resto de la obra ni el resto de su explicación del comercio internacional.

El descubrimiento de la ley de la ventaja comparativa se produjo muchísimo antes. El problema del comercio internacional entró en la conciencia pública en Gran Bretaña cuando Napoleón impuso sus decretos de Berlín en 1806, ordenando el bloqueo de todo el comercio con el continente europeo a su enemigo Inglaterra. Inmediatamente, el joven William Spence (1783–1860), un fisiócrata e infraconsumista inglés que detestaba la industria, publicó su Britain Independent of Commerce en 1807, aconsejando a los ingleses que no se preocuparan por el bloqueo, ya que solo la agricultura era económicamente importante y si los terratenientes ingleses solo gastaran sus ingresos en consumo todo iría bien.

El tratado de Spence desató una tormenta de controversias, estimulados obras tempranas de dos notables economistas británicos. Uno fue James Mill, que reseñó críticamente la obra de Spence en la Eclectic Review de diciembre de 1807 y luego extendió el artículo a su libro Commerce Defended, del año siguiente. En una refutación a Spence, Mill atacaba las falacias del infraconsumismo trayendo a Inglaterra la ley de Say. La otra obra era el primer libro del joven Robert Torrens (1780–1864), un oficial anglo-irlandés de la infantería de marina en su The Economists Refuted (1808).#

Desde hace mucho se sostiene que Torrens enunció por primera vez la ley de la ventaja comparativa y que luego, como dijo Schumpeter, mientras que Torrens “bautizó el teorema”, Ricardo “lo desarrolló y luchó victoriosamente por él”.#

Sin embargo, resulta que este punto de vista estándar es erróneo tanto en sus partes cruciales, es decir, Torrens no bautizó la ley y Ricardo apenas la elaboró y luchó por ella. Pues, primero, James Mill tenía una presentación mucho mejor de la ley (aunque estaba lejos de estar completa) en su Commerce Defended de la que hizo Torrens más tarde ese mismo año. Además, en su tratamiento, Torrrens, y no Mill, cometió varios errores importantes. Primero, afirmaba que el comercio rinde mayores beneficios a una nación que importa bienes duraderos y necesarios, frente a los perecederos o lujosos. Segundo, afirmaba asimismo que los beneficios del comercio interior son más permanentes que los del comercio exterior y también que todos los beneficios del comercio interior quedan en casa, mientras que parte de los beneficios del comercio exterior se extraen en beneficio de los extranjeros. Y finalmente, siguiendo a Smith y anticipándose a Marx y Lenin, Torrens aseguraba que el comercio exterior, al extender la división del trabajo, crea una plusvalía sobre los requisitos interiores que debe luego “ventilarse” en exportaciones extranjeras.

Seis años después, James Mill volvió a adelantarse a Robert Torrens al presentar los rudimentos de la ley de la ventaja comparativa. En el número de julio de 1814 de la Eclectic Review, Mill defendía el libre comercio frente al apoyo de Malthus a las Leyes del Grano en sus Observaciones. Mill apuntaba que el trabajo nacional, al dedicarse al comercio exterior, producirá más comprando productos importados que produciendo por sí mismo todos los bienes. La explicación de Mill se repetía en buena parte por Torrens en su Essay on the External Corn Trade, publicado en febrero del siguiente año. Además, en esta obra Torrens alababa explícitamente el ensayo de Mill.

Entretanto, en el mismo preciso momento en que este fermento de los costes comparativos estaba teniendo lugar entre sus amigos y colegas, David Ricardo no mostraba interés alguno por esta importante línea de pensamiento. Es verdad que Ricardo secundó el ataque de su mentor Mill al apoyo de Malthus de las Leyes del Grano, en su Essay on… Profits, publicado en febrero de 1815. Pero la línea argumental de Ricardo era exclusivamente “ricardiana”, es decir, su basaba solamente en el distintivo sistema ricardiano. De hecho, Ricardo no mostró ningún interés por el libre comercio en general o en los argumentos de su defensa: su razonamiento solo se dedicaba a la importancia de rebajar o abolir los aranceles al grano.

Esta conclusión, como hemos señalado, se deduce del distintivo sistema ricardiano, que iba a establecerse completamente dos años después en sus Principios. Para Ricardo, la clave del ahogamiento del crecimiento económico en cualquier país, y especialmente en la desarrollada Gran Bertaña, era la “escasez de tierra”, la idea de que se estaban usando en Gran Bretaña tierras cada vez más pobres. Por consiguiente, el coste de subsistencia se iba incrementando y por tanto el salario prevaleciente en dinero (que debe ser la subsistencia) debe de incrementarse asimismo. Pero este inevitable aumento secular de los salarios debe rebajar los beneficios en la agricultura, lo que a su vez rebaja todos los beneficios. De esta forma, la acumulación de capital se baja dificultando cada vez más, para acabar desapareciendo. Rebajar o abolir los aranceles del grano (u otro alimento) era, para Ricardo, una forma ideal de posponer la condena inevitable. Al importar grano del extranjero, se retrasaba la decreciente fertilidad del terreno agrícola. El coste del grano, y por tanto de la subsistencia, caerían abruptamente y por tanto los salarios monetarios caerían pari passu, aumentando así los beneficios y estimulando la inversión de capital y el crecimiento económico. No hay ningún indicio de esta explicación de la doctrina del coste comparativo o algo similar.

¿Pero qué hay del Ricardo maduro, el Ricardo de los Principios? Repito que, excepto los tres párrafos sobre ventaja comparativa, Ricardo no muestra interés por ella y en su lugar repite el argumento del sistema ricardiano para rechazar las Leyes del Grano. En realidad, su explicación en el resto del capítulo sobre comercio internacional se expresa en los términos de la teoría smithiana de la ventaja absoluta en lugar de la ventaja comparativa que se encuentra en Torrens y especialmente en Mill.

Además, los tres párrafos sobre ventaja comparativa no solo están escritos descuidadamente y son confusos: son el único testimonio, aunque sea breve, de que Ricardo escribió alguna vez acerca de la ventaja comparativa. De hecho, fue su única mención de esta doctrina. Incluso la repentina referencia de Ricardo a Portugal y su absurda hipótesis de que los portugueses tenían una ventaja absoluta sobre Gran Bretaña en la producción de telas parece indicar su falta de interés serio por la teoría del coste comparativo.

Además, las opiniones de Ricardo sobre el comercio exterior en los Principios no recibieron casi ningún comentario en su momento: los escritores se concentraron en su teoría del valor trabajo y su opinión de que los salarios y beneficios siempre se mueven inversamente, siendo los primeros los que determinan los segundos.

Si Ricardo no tenía ningún interés en la teoría de la ventaja comparativa y nunca escribió sobre ella excepto en este único pasaje en los Principios, ¿qué hacía entonces en los Principios? La convincente hipótesis del Profesor Thweatt es que la ley fue incluida en los Principios por el mentor de Ricardo, James Mill, de quien sabemos que escribió el borrador original, así como otras revisiones, de muyas partes de la obra maestra de Ricardo. También sabemos que Mill impulsó a Ricardo a incluir una explicación de los ratios de los costes comparativos. Como hemos visto, Mill originó la doctrina del coste comparativo y se anticipó en su desarrollo ocho años después. No solo eso: mientras que Ricardo abandonó la teoría tan pronto como la enunció en los Principios, Mill desarrolló completamente el análisis de la ventaja comparativa aún más, primero en su artículo sobre “Colonias” para la Enciclopedia Británica (1818) y luego en su libro de texto, The Elements of Political Economy (1821). De nuevo Robert Torrens siguió a Mill, repitiendo su explicación sin ninguna idea adicional en 1827, en la cuarta edición de su Essay on the External Corn Trade, de 1815.#

Entretanto, George Grote, un devoto discípulo de Mill, escribió en 1819 un importante ensayo inédito estableciendo la visión de Mill sobre la ventaja comparativa.

Y así, de nuevo, James Mill, por la fuerza de su mente, así como su carisma personal,. Fue capaz de incluir un análisis original propio en el “sistema ricardiano”.#

Es verdad que Mill era en cuerpo y alma tan fan del sistema ricardiano como el propio Ricardo, pero Mill era un hombre con mucha mayor amplitud de miras y erudición que su amigo y estaba interesado en muchos más aspectos de las disciplinas de la acción humana. Parece posible que Mill, el inveterado discípulo y número 2, fuera el número 1 mucho más a menudo de lo que nadie haya sospechado.

Fuente(s): miseshispano.org
Seguir Leyendo
Copyright © . La Gran Paradoja Todos los derechos reservados. QPlantilla © design by neronsn Acerca del Sitio // Politica de Cookies // Sitemap // Contacto // Ir Arriba